La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
Sobre las emociones

Como resultado de su trabajo con la meditación, los niños pueden estar cada vez más en armonía con su vida emocional y estar más capacitados para identificar y hablar de sus sentimientos. La meditación ayuda a los niños a enfrentarse a las emociones conflictivas.

Una de las razones por las que los niños se sienten indefensos ante las emociones fuertes, como por ejemplo, el miedo y la ira, consiste en la falta de un verdadero entendimiento de sí mismos. A primera vista, este tipo de sentimientos pueden parecer muy poderosos, capaces de surgir espontáneamente y de inundar la mente de los niños con una energía que éstos no pueden controlar. Una parte del problema que a menudo tienen que afrontar los niños cuando están aprendiendo a manejar el miedo y la ira consiste en que los adultos les enseñen a identificar esas emociones como fuerzas oscuras que provocan el retraimiento del amor y hacen entrar a las personas en un estado que no debe ser. En consecuencia, muchas veces los niños se distancian de sus propias emociones, y eso hace que desconozcan completamente su propia naturaleza. Un caso igualmente perjudicial sería el de unos niños que se criaran en un entorno que rechazara la expresión del amor y la compasión, o que rechazara la expresión de la tristeza y la necesidad de bienestar y comprensión.

Lo cierto es que, cuanto más se les permite a los niños conocer y aceptar sus emociones, y que tomen consciencia de que son una parte natural y potencialmente saludable de su existencia como seres humanos, más fácil les resulta aprender a expresarlos de un modo apropiado, tanto personal como socialmente.

 

 

 

Menú de este tema

Home