La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

 

El monstruo de Brighton.

6 de Agosto de 1945, Hiroshima es arrasada por el estallido de una bomba atómica lanzada por los EEUU. Fallecen incinerados miles de habitantes de la ciudad japonesa. Pero es a un residente particular de esa urbe a quien le ocurre algo tan asombroso a raiz de esa explosión y que desafía los límites de lo racional:
Amanecer del 6 de Agosto de 1745; dos pescadores se encuentran frente a las costas de Brighton, Inglaterra cuando ocurre algo extraño:

Una gran burbuja que parece provenir del fondo del mar estallan la superficie y allí, flotando inerte puede verse a una figura.

Parece ser la de un hombre, desnudo y de color amarillento. Mas asombroso aun, todo su cuerpo esta cubierto con dibujos que representan dragones, serpientes y monstruos alados.
Cautelosamente los pescadores acercan su bote a esa aparición y la suben a bordo. No cabe duda, es un ser humano. Y cubriendo su desnudez con un viejo trapo deciden llevarlo a tierra.

El forastero reacciona de inmediato mirando a su alrededor con angustia al tiempo que murmulla frases en idioma desconocido.

Ante aquello, los pescadores optan por atarle de pies y manos para llevarlo a tierra. Se iniciaba así uno de los episodios mas extraños en los anales de lo insólito. El reverendo Titi, tras negociar con los dos pescadores, se hizo con los derechos de mantener a ese ser durante varias semanas para estudiar sus hábitos e intentar comunicarse con el.

Nadie lo imaginaba, pero aquel personaje era de origen japonés y practicaba Yuyitsu.

Según los informes del reverendo Titi, el individuo se encontraba bastante enfermo pues se le caía el cabello y también la dentadura. Fue con una de sus propias piezas dentales con las que el extraño trazó una serie de marcas en la habitación en la que se encontraba encerrado. Luego escaparía lanzando alaridos hasta llegar al mar.
Sin detenerse, se sumergió entre las olas, desapareciendo para siempre.

Pero lo asombroso es que aquel japonés no pertenecía al siglo XVIII, sino al al siglo XX. Se descubrió que se llamaba Sato. Entonces ¿Cómo es que siendo de este siglo apareció cerca de Brighton un Agosto de 1745? Antes de escapar, y como he mencionado antes, dejó un jeroglífico escrito en la pared de su habitación.

Un escritor llamado Gerald Clear se encontraba armonizando en Londres una mañana de Abril de 1947 con un coronel retirado de la inteligencia británica y durante la charla salio a relucir el tema del estilo de lucha japonesa yuyitsu.

Fue entonces cuando el militar le revelo que el máximo exponente de este estilo de lucha había sido un japonés llamado Sato que eran tan ágil y fuerte que nadie había logrado vencerlo por lo que el coronel había decidido llevarlo en una gira por Europa.

Lamentablemente estallo la guerra en el pacifico y Sato, que vivía en Hiroshima, fue una de las victimas de la bomba atómica lanzada contra esa ciudad el 6 de agosto de 1945.
Aquello interesó al escritor y al preguntar si se habían hallado los restos del japones el coronel respondió que no, no se habían hallado. Entonces comenzó a pedir datos al coronel que le dio información. Le comento que tenía todo el cuerpo tatuado.

El escritor ya había leído los informes sobre el monstruo de Brighton realizados por el reverendo Titi y empezaba a ver una relación entre ambos casos. Fue entonces cuando el coronel le dijo que esos tatuajes representaban seres alados, serpientes y dragones.

Todo indicaba que el japonés aparecido en Brighton el 6 de agosto de 1745 y Sato, el luchador de yuyitsu y víctima de la bomba atómica de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 eran la misma persona. Entonces Clear, el escritor, fue a su casa y buscó la traducción del jeroglífico dejado por el aun más extraño japonés en los informes del reverendo Titi. Decía:

“Estaba durmiendo junto a mi esposa y comenzó la franquicia, solo que no era tal sino una rotunda realidad. Que dios se apiade de mi pues se que voy a morir. Firma Sato. Hiroshima, 1945″.
 

 

 

Home

Menú de este tema