La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA FIBRA

La fibra engloba a todas aquellas sustancias vegetales que nuestro organismo no puede digerir ni absorber, pero que puede utilizar positivamente. Suelen distinguirse dos tipos de fibra: la soluble en agua y la insoluble. Son fibras insolubles las celulosas, las ligninas y las gomas. Se encuentran en los cereales integrales, en los salvados de avena y trigo, en las cortezas de las trufas y verduras y en los frutos secos. La fibra soluble en agua la hallamos en ciertas frutas y legumbres —pectinas—, en cereales como la avena y la cebada, en las algas y en otras sustancias mucilaginosas. En la dieta occidental, rica en alimentos de origen animal —libres de fibra— y en cereales refinados —mucho más pobres en fibra que los integrales—, escasean en muchos casos las cantidades necesarias de fibra, que oscilan entre los 30 y los 35 g diarios. Se aconseja, igualmente, que la aportación diaria de fibra no supere los 50 g al día. La forma más natural de integrar la fibra en la dieta es a través de los alimentos vegetales crudos. No es indispensable pero contribuye a mantener el equilibrio nutricional, favorece el tránsito intestinal y reduce la absorción de grasa y azúcar.

 

 

Menú de este tema

Home