La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES

Ya sabemos que existen tres grupos distintos de grasas.

Las grasas saturadas se encuentran en la carne, la leche o los huevos. Un exceso en su consumo puede provocar graves problemas de salud, como el aumento de los niveles del colesterol, trastornos cardiovasculares y sobrepeso. Se aconseja que no aporten más del 10 % de las calorías diarias para una persona adulta.

Las grasas monoinsaturadas están presentes en el aceite de oliva, contribuyen a reducir el llamado colesterol malo y pueden llegar a aportar hasta un 15 % de las calorías diarias en una dieta equilibrada.

Las grasas poliinsaturadas son las que se encuentran en los aceites de girasol, germen de trigo, en los aceites de pescado azul y en los aceites de borraja y onagra, entre otros. Están consideradas como las más beneficiosas para la salud, aunque bastará con que alcanzen el 10 % del aporte calórico diario. Son los productos de esta tercera categoría los que se tratan en este apartado.

Un ácido graso es una cadena de átomos de carbono unidos entre sí, y unidos también a átomos de hidrógeno, con un carbóxilo en cada extremo, que es el que aporta acidez y al que deben su denominación como ácidos. En los ácidos grasos insaturados, al menos una pareja de átomos contiguos está unida por un doble enlace. Cuando sólo exista un doble enlace hablaremos de ácidos monoinsaturados; cuando haya más de uno, de poliinsaturados. La palabra Omega indica la posición en la que se encuentran los dobles enlaces.

Los ácidos grasos esenciales forman parte de la estructura de todas las membranas celulares y de los órganos por ellas formados. Se llaman esenciales porque el organismo los necesita pero no es capaz de sintetizarlos por sí mismo, sino que debe adquirirlos con los alimentos. Su déficit o ausencia reportan trastornos importantes para la salud, como alteraciones del sistema nervioso, descamación de la piel, caída del cabello, trastornos hormonales y retrasos en el crecimiento.

 

Trastornos y dolencias tratables con ácidos Omega 3 y 6

•  Artritis reumatoide

• Dolores de espalda, lumbalgias

• Migrañas

• Trastornos menstruales y premenstruales

• Trastornos de la menopausia

• Quistes mamarios

• Problemas del embarazo

• Obesidad

• Hipertensión arterial

• Arteriesclerosis

• Hiperactividad infantil

• Estrés

• Alteraciones dermatológicas, eccemas y forúnculos

 

En el organismo, un ácido Omega 6 no se transformará nunca en Omega 3, ni al contrario, pero sí en sustancias biológicas necesarias para nuestra salud y con funciones diferentes. Una dieta saludable debe procurar establecer un equilibrio entre ambos tipos de ácidos, evitando un desfase. Por regla general la dieta occidental se considera rica en ácidos Omega 6, pero pobre en Omega 3. El dictamen compartido de muchos especialistas es que sería aconsejable reducir el consumo de ácidos grasos saturados, como las carnes rojas y los productos de bollería, y sustituirlos por un incremento de los alimentos ricos en Omega 3.

 

 

Menú de este tema

Home