La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

TUSÍLAGO (Tussilago farfaro)

El vocablo latino tussis significa tos y agere ahuyentar. Por tanto, podemos decir que el tusílago ahuyenta la tos. Más aún, nuestra planta se denominaba en griego bechion (pro-núnciese «bequíon»), y como combatía la tos, la lengua castellana ha heredado esta acepción y denomina «báquico» cualquier compuesto que actúe contra la tos. En cuanto a fárfara, procede del latín far harina y fero llevar, aludiendo a las hojas, cuya cara inferior está recubierta de una densa vellosidad blanca. Así pues, el tusílago ejerce su acción curativa sobre el aparato respiratorio.

 

CARACTERÍSTICAS

Es una pequeña planta vivaz (vive varios años), de entre 10 y 30 cm de altura. El tallo, subterráneo (denominado rizoma), desarrolla finas raíces hacia el suelo, mientras que hacia la superficie van emergiendo varios vastagos cubiertos de escamas que culminan en un capítulo floral (una flor como la margarita, con una roseta central rodeada de muchos pétalos), sin hojas. Éstas se forman más tarde, directamente del rizoma, todas a partir de un mismo punto, con un largo pecíolo acanalado, y el limbo (la superficie plana de la hoja) en forma de corazón, con los bordes dentados, verdes por la cara superior y blancos por la inferior, ésta revestida de una espesa capa de fina vellosidad. Esta característica de aparecer la flor antes que las hojas, le valió durante la Edad Media el apelativo de filius ante patrem, el hijo antes que el padre. Las flores son totalmente amarillas, y los frutos portan unos filamentos que facilitan la dispersión por el viento. Se conoce así mismo con los nombres de fárfara y pie de caballo.

 

LOCALIZACIÓN
Vive en el centro de Europa, aunque llega hasta las montañas del sur del continente. Se desarrolla en terrenos arcillosos o calcáreos, pero húmedos, junto a los ríos y lagos, o en los recodos de los caminos donde se acumula el agua de lluvia, en los valles y en lo alto de las montañas, hasta los 2.500 m.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

Las flores poseen una esencia, taninos y ácidos grasos, mientras que en las hojas, además, se encuentra un glucósido amargo y mucílago.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

Como decíamos, es la planta báquica por excelencia, aunque, además de eliminar la tos, resulta útil en otras alteraciones del aparato respiratorio, como bronquitis y asma. También es sudorífico.

 

RECOLECCIÓN

Primero se cortan las flores, a finales de invierno: se cogen en cuanto empiezan a abrirse y se desecan rápidamente, a la sombra; luego se guardan en frascos herméticos. Las hojas se recolectan más tarde, pues cuando cortemos las flores el rizoma aún no las habrá desarrollado, y ello no ocurrirá hasta la primavera. Se desecan y se guardan como las flores.

 

USOS Y APLICACIONES

El mejor antitusígeno: una infusión de 50 gramos de hojas o flores por litro de agua; se tomarán tres tazas al día, filtrando el líquido y calentándolo cada vez, pero sin retirar las cabezuelas florales del recipiente. Cada día se preparará una nueva infusión. Contra el asma (o para dejar el tabaco), fumar un par de cigarrillos al día liados con hojas trituradas, o quemar hojas y aspirar el humo.

 

 

Menú de este tema

Home