La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ORTIGA (Urtica dioica)

Planta vivaz de porte herbáceo de hasta un metro y medio de altura, de tallo verde, ramificado, de sección cuadrada y fibroso: si intentamos romperlo con las manos (con guantes), se «deshilachará» en toda su longitud. Las hojas, ovaladas, acabadas en punta, dentadas, se disponen sobre los tallos de cuatro en cuatro, formando nudos en los que se insertan otros cuatro pedúnculos florales colgantes. El tallo y las hojas están totalmente recubiertos de pelos urticantes que se clavan al contacto con la piel e inyectan un líquido irritante: el escozor es inmediato y muy molesto (como la picadura de un mosquito).

 

LOCALIZACIÓN

Se trata de una planta que se desarrolla prácticamente en cualquier rincón del hemisferio Norte, con la única condición de que esté habitado por el hombre. Vive junto a las casas, adherida a las paredes, al borde de los caminos y junto a los vertederos de basuras.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

El líquido urticante está compuesto por histamina y acetilcolina, dos sustancias que, mezcladas en el laboratorio e inyectadas, producen el mismo efecto que la planta. Una vez seca esta última, desaparece el líquido urticante de los pelos. Las hojas, el tallo y las raíces poseen carotenos, vitamina C, taninos y sales minerales de hierro (adecuadas para las anemias), calcio y otras.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

Es una planta digestiva, diurética, antidiarreica, depurativa. Sirve también para detener las hemorragias y para combatir las anemias (decaimiento por falta de hierro). También es eficaz para hacer descender el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre.

 

RECOLECCIÓN

Hojas y tallos pueden cortarse en cualquier época del año, con las manos protegidas por guantes gruesos.

 

USOS Y APLICACIONES

En la Edad Media se combatía el reumatismo con la ortiga según un método muy original: se azotaba al paciente con una o varias ramas sobre la zona afectada. También había quien creía que los efectos purificadores se obtenían revolcándose sobre la hierba. Entre los siglos XII y XVIII, cuando el algodón aún no era utilizado en Europa, se empleaba la fibra de los tallos para fabricar una especie de muselina (la muselina es una tela fina y poco tupida que se fabricaba en Mosul -Irak-, en la India y en Persia). Como hemostático (para detener las hemorragias), puede aplicarse sobre la herida el jugo obtenido al triturar la planta. La forma más adecuada de usar la ortiga es comiéndola como verdura, hirviéndola durante unos 20 minutos. Está indicada para los diabéticos y para ayudar a la digestión. El agua resultante de la ebullición no debe desecharse, pues resulta útil como antidiarreico o para tonificar el organismo (se pueden tomar tres tazas al día).

 

 

Menú de este tema

Home