La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

DESECACIÓN DE LAS PLANTAS MEDICINALES

Una vez llegados a casa hemos de actuar rápidamente para conservar la máxima cantidad de sustancias activas en las plantas. Excepto las plantas que contienen esencias volátiles (lo cual ya se indica en cada caso en los espacios que siguen), deben dejarse secar previamente al sol durante unas horas. Luego, la desecación se llevará a cabo en un lugar ventilado y seco, con las plantas esparcidas, preferiblemente colgadas, para que pueda circular el aire a su través en todas direcciones. En ningún caso habrá dos plantas distintas en contacto. Las raíces y rizomas deberán lavarse con agua para retirar la tierra y después dejarse secar al sol para que desaparezca la humedad de su superficie. Entonces se cortan a trocitos de unos dos centímetros de espesor, pues una vez secas sería muy difícil trocearlas. Ante la dificultad de colgarlas, pueden dejarse secar sobre cartones, cambiando la posición cada día; incluso pueden exponerse al sol durante el día (por la noche deben resguardarse para evitar la humedad y el rocío de la mañana). Los órganos carnosos pueden desecarse en una estufa si no se superan los 40 grados de temperatura.

Con la desecación se elimina el agua, que comprende aproximadamente el 80 % del peso de la planta fresca. La desecación se dará por terminada cuando las hojas dejen de estar húmedas al tacto y adquieran una consistencia rígida y se rompan al intentar doblarlas. La duración del proceso variará según el tipo de planta de que se trate. Por lo general bastará con una semana, aunque pueden necesitarse 15 días. Para saber sí una planta está bien desecada, se coloca dentro de una bolsa de plástico transparente, se cierra con dos nudos y se espera un par de días por lo menos. Si aún contiene agua, ésta se condensará sobre el plástico en forma de pequeñas gotitas perceptibles a simple vista. No hay inconveniente en prolongar el período de desecación, sólo que cuanto más expuestas estén las plantas al aire, más polvo acumularán.

 

 

Menú de este tema

Home