La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

COLA DE CABALLO (Equisetum arvense)

Es una planta con dos pies, uno masculino y otro femenino. Las esporas del pie femenino originan el equiseto adulto al fecundarse con las del masculino. Existe más de una veintena de equisetos, el mayor de los cuales se encuentra en los bosques húmedos de Sudamérica, el Equisetum giganteum, capaz de trepar por los árboles hasta alcanzar varios metros de altura.

 

CARACTERÍSTICAS

Son tallos siempre verdes, limpios, con nudos repartidos homogéneamente, alrededor de los cuales se disponen haces de pequeñas hojitas y largas y finas ramas con nudos, como el tallo principal. En otros tallos, más cortos se disponen los esporangios, con unas esporas muy curiosas, pues siendo esféricas, presentan cuatro brazos que se extienden para que, a modo de velas, puedan ser transportadas por el viento y, una vez en el suelo, los recogen para permanecer allí si el suelo es fértil o los vuelven a extender en caso contrario.

 

LOCALIZACIÓN

Vive en lugares húmedos y sombríos, junto a los arroyos, generalmente en compañía de helechos, aunque nunca en suelos calcáreos.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

Son muchos los Principios activos que se han aislado de los equisetos, pero son especialmente ricos en sales minerales, sobre todo de sílice; y, lo más curioso, en algunas especies se ha encontrado nicotina.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

La cola de caballo es una planta mineralizante, antaño utilizada para el restablecimiento de los afectados de tuberculosis. Algunos de los ácidos que contiene resultan útiles para contener las hemorragias (ácidos péctico y gálico). También actúa como diurético gracias a su contenido en sílice y potasio.

 

RECOLECCIÓN

En primavera, deben cortarse los tallos verdes y largos (los que se ramifican; los otros deben dejarse para facilitar la reproducción). Se pueden guardar si se han dejado secar al sol.

 

USOS Y APLICACIONES

El equiseto ha sido el primer estropajo conocido por el ser humano, quien lo ha utilizado para fregar los platos; su aspereza es tal que ha servido, además, para limpiar y pulir metales, como el estaño. Su uso terapéutico es muy amplio: como remineralizante o diurético se utiliza en cocción, hirviendo 100 gramos de tallos secos en un litro de agua durante una media hora. Para detener las hemorragias nasales suele aplicarse una gasa empapada en el líquido de cocción, aunque para esta finalidad es recomendable realizar la cocción con medio litro de agua.

 

 

Menú de este tema

Home