La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ANÍS (Pimpinella anisum)

Cuando oímos hablar del anís, es inevitable pensar en el licor de alta graduación alcohólica o evocamos esas bolitas blancas que compramos en las dulcerías, pero uno como otras tienen como base de su elaboración el fruto de la planta que lleva su mismo nombre y cuyas virtudes no son nada despreciables.

 

CARACTERÍSTICAS

Se trata de una hierba de tallo delgado y largo, de unos 50 centímetros, que culmina con inflorescencias en umbela (agrupación de flores que adquieren el aspecto de un paraguas), formadas por innumerables florecillas blancas cuyos frutos, esféricos y diminutos, maduran al final del verano. Las hojas, muy divididas, se asemejan a las del perejil. Se le conoce asimismo como matalahúva o hierba dulce.

 

LOCALIZACIÓN

Es una planta que tan sólo crece en cultivos controlados, pues no se cría espontáneamente en ninguna parte del globo. Prefiere los climas templados, en especial el mediterráneo. España, sin ser el país de mayor producción, elabora uno de los anises de mejor calidad.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

El anetol, principal componente de la esencia, se concentra en el fruto del anís y le confiere sus propiedades medicinales y su olor característico.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

Facilita las secreciones pulmonares, elimina los gases intestinales, estimula el organismo, ayuda a hacer la digestión, favorece la eliminación de orina y estimula la menstruación y la producción de leche. Puesto que pasa a la leche, el bebé lactante puede beneficiarse de sus propiedades si la madre toma anís.

 

RECOLECCIÓN

Se utilizan los frutos maduros, los anises, que se cogen al final del verano, cuando están bien maduros. Se cortan las inflorescencias (umbelas) y se golpean sobre un recipiente para que caigan los anises. Aunque los frescos poseen más anetol, si se dejan secar pueden guardarse hasta la próxima temporada.

 

USOS Y APLICACIONES

Su principal uso es en infusión o en tintura. Se prefiere la tintura, pues la esencia no es soluble en agua y sí en alcohol; a veces se emplea la infusión y se añade un chorrito de tintura.

La infusión se prepara añadiendo anises al agua mientras hierve y manteniendo la ebullición unos cinco minutos. Se debe tomar caliente y removiendo continuamente con una cucharilla para que no se quede el extracto en el fondo de la taza.

Se puede endulzar con azúcar o miel. La tintura se prepara manteniendo en mace-ración durante dos o tres semanas unos 100 gramos de anises por medio litro de alcohol.

 

 

Menú de este tema

Home