La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

AMAPOLA (Papaver rhoeas)

Podría considerarse la amapola como la hermana pobre de la adormidera; al igual que ésta, sintetiza alcaloides, pero en menos cantidad y mucho menos activos. Sistemática acompañante de los cereales, probablemente desembarcó en Europa y en el Nuevo Mundo cuando aquéllos fueron importados desde Asia.

 

CARACTERÍSTICAS

Planta verde, de menos de un metro de altura, débil, tanto que el simple peso de los capullos hace doblar el tallo. No vive más de un año. Las semillas perdidas en los campos empiezan a despertar con el otoño para florecer en primavera y morir en verano. Las flores están formadas por 4 pétalos rojos muy llamativos, y el fruto, una cápsula como la de la adormidera, pero mucho más pequeña, encierra las semillas. Se llama también ababol.

 

LOCALIZACIÓN

Se desarrolla en los campos de cereales, alternando sus flores rojas con las espigas de éstos. También crece junto a los caminos, en los márgenes de los campos sembrados.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

Los pétalos y las cápsulas contienen un alcaloide denominado readina, que también se encuentra en el opio de la adormidera. Aunque en la práctica no se utilizan las semillas para extraer aceite, lo cierto es que lo poseen en gran cantidad.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

La readina es antiséptica y se utiliza también como somnífero ligero.

 

RECOLECCIÓN

En cuanto se abre el capullo y afloran los pétalos ya formados, éstos no permanecen más de 24 horas, por lo que no puede esperarse al día siguiente para su recolección. Las cápsulas se recogen a más tardar tres semanas después. Pétalos y cápsulas se dejan secar al sol si se quieren guardar para utilizarse durante el el invierno.

 

USOS Y APLICACIONES

Con los pétalos se puede preparar una infusión o un jarabe, éste muy adecuado para la tos de los niños. A partir de la infusión hecha con pétalos (un puñado para una taza), mezclando una parte con dos de azúcar y tras un buen rato de lenta ebullición (hasta conseguir la consistencia deseada), se obtiene el jarabe. Las cápsulas también pueden tomarse en infusión.

 

 

Menú de este tema

Home