La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ALCACHOFA (Cynara scolymus)

La alcachofa es una planta cultivada, un híbrido del cardo salvaje. Su aceptación no se debe a las hojas (parte aprovechable del cardo) sino al acumulo de hojas que protege la flor cuando aún no se ha abierto, que es lo que conocemos como alcachofa.

 

CARACTERÍSTICAS

Es una planta que brota cada año, formando una roseta de grandes hojas sin espinas, con profundas divisiones, de color verde claro, blanquecinas por la cara inferior. Del centro surge un tallo grueso, de unos 40 cm como máximo, con pocas hojas y, como éstas, sin espinas. Culmina con unas formaciones globulosas constituidas por un penacho de hojas transformadas en brácteas que envuelven y protegen la flor. Es la parte comestible.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

Contiene inulina como azúcar, en lugar de la fécula del cardo. La presencia de un principio amargo tiñe de verde el agua de hervir las alcachofas y le proporciona ese sabor tan característico.

 

PROPIEDADES MEDICINALES
Hay que diferenciar entre la alcachofa (el receptáculo carnoso que envuelve la flor) utilizada como alimento y las hojas, que hacen de la alca
chofa una planta medicinal. Es hipoglucemiante, esto es, hace descender el nivel de azúcar en sangre. Ayuda a combatir las afecciones del hígado y de la la vesícula biliar; también es antidiarreica y aperitiva. Se dice que elimina el colesterol de la sangre.

 

RECOLECCIÓN

Como alimento, las alcachofas han de cortarse antes de que se desarrolle la flor, pues entonces se abren las brácteas y se endurecen. La época de floración depende del clima y de la situación, pero se da en los meses de verano. Las hojas pueden cogerse más tarde o al mismo tiempo que se cortan las alcachofas.

 

USOS Y APLICACIONES

Como legumbre, la alcachofa tiene las mismas propiedades que las hojas, pero los principios activos los posee en muy poca cantidad; aun así, es un buen alimento para diabéticos. Debe consumirse lo antes posible después de su cocción, pues se altera fácilmente y desarrolla toxinas. No es conveniente guardarlas hervidas de un día para otro. Hay que evitar su ingestión por parte de las madres lactantes, ya que los principios amargos se eliminan con la leche y ésta adquiriría un sabor desagradable y sería rechazada por el bebé. Como remedio terapéutico, se toma el jugo de hojas verdes, mezclado con azúcar y agua o vino (puede prepararse un vino medicinal dejando macerar durante 9 días 4 o 5 hojas frescas en un litro de vino blanco). Es útil para depurar el hígado y para purificar el riñón. Por su contenido en hierro, también se recomienda en las anemias y estados de desfallecimiento.

 

 

Menú de este tema

Home