La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ADELFA (Nerium oleander)

Planta propia de las riberas marítimas, muy vistosa, de hermosas flores, con hojas venenosas cuyos extractos se han utilizado como tónico cardíaco.

 

CARACTERÍSTICAS

Arbusto siempre verde, de hasta 2 m de altura, aunque es frecuente que llegue a crecer , incluso hasta los 4 m. Sus hojas son estrechas y largas, duras, con los bordes lisos. Aunque su sabor es desagradable y raramente se las llevarán a la boca, hay que evitar que los niños las mastiquen. En el extremo de los tallos surgen cuatro o cinco pedúnculos que culminan con una flor formando el conjunto una unidad floral de unos 20 cm de diámetro; cada una de ellas posee cinco pétalos rosa o blancos que hacen de la planta un precioso elemento decorativo. También se la denomina nerio.


LOCALIZACIÓN
Vive junto a los riachuelos, cerca del mar, en tierras bajas y húmedas. Por su belleza, sin embargo, es muy utilizada como planta ornamental en parques y jardines de los litorales marítimos.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS

Contiene muchas sustancias, principalmente glucósidos, que ejercen una acción farmacológica sobre el ritmo cardíaco.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

Debido a su acción sobre el músculo cardíaco, se utiliza como tónico. En la proporción adecuada, los glucósidos de la adelfa son tan capaces de acelerar un ritmo cardíaco como de frenarlo.

 

RECOLECCIÓN

Cualquier época del año es buena para cortar algunas hojas a una adelfa, aunque durante el verano y el otoño aumenta su producción de principios activos.

 

USOS Y APLICACIONES

Su uso queda reservado exclusivamente a los especialistas, pues una dosis inadecuada podría resultar fatal, ya que sería fácil que se obtuviera un efecto contrario al deseado. La hermosura de la planta, con su porte y sus preciosas flores, ha hecho de la adelfa una planta muy utilizada en jardinería. Ya en la época de nuestros abuelos se plantaba junto a los caminos para que asnos y mulos, que por entonces tiraban de los carros, medio de transporte habitual, no se entretuvieran durante el trayecto comiéndose las hojas. También delimitaba zonas de pastoreo, con lo que se fijaban los límites hasta los cuales podía llegar el rebaño. En el norte de África, solía prepararse una pasta con hojas de adelfa y miel con la que, restregada sobre el cuero cabelludo, se combatía la sarna.

 

 

Menú de este tema

Home