La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

TODOS LOS PROBLEMAS SON ILUSIONES DE LA MENTE

Siento como si me hubiera quitado un gran peso de encima. Tengo una sensación de ligereza. Me siento diáfano... pero mis problemas siguen ahí, esperándome. No están resueltos. ¿No será que los estoy eludiendo temporalmente?

Si estuvieras en el paraíso, seguro que tu mente no tardaría en decir: «Sí, pero...». En último término, no se trata de resolver tus problemas. Más bien se trata de que te des cuenta de que no hay problemas. Sólo hay situaciones, situaciones que han de ser afrontadas o que han de dejarse como están y aceptarse como parte de la «cualidad» de este momento hasta que cambien o puedan tratarse de algún modo. La mente crea los problemas, que necesitan tiempo para sobrevivir. No pueden sobrevivir en la realidad del ahora.

Centra tu atención en el ahora y dime qué problema tienes en este momento.

 

***

No te estoy dando ninguna respuesta porque es imposible tener un problema cuando tu atención está plenamente en el ahora. Hay una situación que tiene que ser afrontada o aceptada, eso sí. Pero ¿por qué convertirla en un problema? ¿Por qué convertir las cosas en problemas? ¿No es la vida suficientemente dura tal como es? ¿Para qué necesitas problemas? A la mente le encantan los problemas porque te dan cierta identidad. Es algo normal; y es una locura. «Tener un problema» significa dar vueltas mentalmente a una situación sin tener verdadera intención o posibilidad de hacer algo al respecto ahora. Inconscientemente estás haciendo del problema parte de tu identidad. Acabas sintiéndote tan agobiado por tu situación de vida que pierdes la sensación de la vida, del Ser. O llevas en tu mente la pesada carga de un centenar de cosas que tendrás que hacer en el futuro, en lugar de centrar tu atención en lo único que puedes hacer ahora.

Cuando creas un problema, creas dolor. Basta con hacer una simple elección, con tomar una simple decisión: pase lo que pase, no generaré más dolor para mí mismo. No me crearé más problemas. Aunque es una elección simple, también es muy radical. No podrás tomar esa decisión a menos que estés realmente muy harto de sufrir. Y no podrás mantenerla a menos que hayas accedido al poder del ahora. Si no generas más dolor para ti mismo, tampoco lo generarás para los demás. Y tampoco contaminarás la hermosa Tierra, ni tu espacio interno, ni el psiquismo colectivo con la negatividad de los problemas.

 

***

Si te has encontrado alguna vez ante una grave emergencia, en una situación de vida o muerte, ya sabes que no supuso un problema. La mente no tuvo tiempo de hacer tonterías, de convertir esa situación en un problema. Ante una verdadera emergencia, la mente se para; estás totalmente presente en el ahora y algo infinitamente más poderoso asume el control. Por eso hay tantas historias de personas corrientes que de repente son capaces de hacer actos increíblemente heroicos. En cualquier situación de emergencia, o sobrevives o no sobrevives. Y en ambos casos no hay ningún problema.

Algunos se enfadan cuando me oyen decir que los problemas son ilusorios. Mi afirmación es una amenaza para su sentido de identidad. Han invertido mucho tiempo en un falso yo. Durante muchos años han definido inconscientemente su identidad en función de sus problemas o sufrimientos. ¿Quiénes serían sin sus problemas?

Buena parte de lo que la gente dice, piensa o hace está motivado por el miedo, que siempre requiere orientarse hacia el futuro y desvincularse del ahora. Y como en el ahora no hay problemas, tampoco puedes tener miedo.

Si surge una situación que tienes que afrontar ahora, la acción surgida de tu conciencia del momento presente será clara e incisiva. También es más probable que sea efectiva. No será una reacción surgida de tu condicionamiento mental previo, sino una respuesta intuitiva a la situación. En ciertos casos en los que la mente ligada al tiempo reaccionaría, te parecerá más eficaz no hacer nada y simplemente permanecerás centrado en el ahora.

 

Menú de este tema

Home