La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

El PODER DE ELEGIR

¿Y qué hay de toda esa gente que, según parece, quiere sufrir? Tengo una amiga cuyo compañero la maltrata físicamente, y su relación anterior fue del mismo tipo. ¿Por qué elige ese tipo de hombres, y por qué está eligiendo no salir de esa situación ahora? ¿Por qué tanta gente elige el dolor?

Sé que el término «elegir» es uno de los favoritos de los ambientes Nueva Era, pero no es del todo preciso en este contexto. Es equívoco decir que alguien «elige» una relación disfuncional o cualquier otra situación negativa en su vida. La elección requiere conciencia, un elevado grado de conciencia. Sin ella, no hay elección. La elección comienza cuando dejas de identificarte con la mente y con sus patrones condicionados, en el momento en que puedes estar presente. Hasta llegar a ese punto, eres inconsciente desde el punto de vista espiritual. Eso significa que estás obligado a pensar, sentir y actuar de cierto modo que concuerda con tu condicionamiento mental. Por eso Jesús dijo: «Perdónales, porque no saben lo que hacen». Esta frase no se refiere a la inteligencia en el sentido convencional de la palabra. He conocido a muchas personas que, aun siendo muy inteligentes y con estudios, eran completamente inconscientes, es decir, estaban completamente identificadas con su mente. De hecho, si el desarrollo mental y la cantidad de conocimiento no están equilibrados con el correspondiente desarrollo de la consciencia, existe un gran potencial de infelicidad y de fracaso.

Tu amiga está enganchada en una relación con un compañero irrespetuoso, y no es la primera vez. ¿Por qué? Porque no tiene elección. La mente, al estar condicionada por el pasado, siempre trata de recrear lo que conoce, lo que le resulta familiar. Aunque sea doloroso, al menos es familiar. La mente siempre se adhiere a lo conocido. Lo desconocido es peligroso porque la mente no tiene control sobre ello. Por eso le disgusta e ignora el momento presente. La atención al presente crea una discontinuidad no sólo en la corriente mental, sino también en el continuo pasado-futuro. Nada que sea realmente nuevo y creativo puede entrar en el mundo si no es a través de esa discontinuidad, ese espacio claro de infinitas posibilidades.

Por eso tu amiga, al estar identificada con su mente, puede que esté recreando una pauta de conducta aprendida en el pasado en la que intimidad y abuso están inseparablemente unidos. Alternativamente, puede estar repitiendo un patrón mental de su primera infancia que afirma que es indigna y merece ser castigada. También es posible que viva parte de su vida a través del cuerpo-dolor, que siempre busca más dolor del que alimentarse. Su compañero tiene sus propias pautas inconscientes, que complementan las de ella. Por supuesto que su situación la crea ella misma, pero ¿quién o qué es el yo que realiza esa creación? No es más que una pauta mental-emocional del pasado. ¿Por qué convertirla en un yo? Si le dices que ha elegido su estado o situación, estás reforzando su estado de identificación mental. ¿Pero es ese patrón mental quien ella es? ¿Es su yo? ¿Deriva del pasado su verdadera identidad? Enseña a tu amiga a ser una presencia observante detrás de sus pensamientos y emociones. Háblale de su cuerpo-dolor y de cómo liberarse de él. Enséñale el arte de la conciencia de su cuerpo interno. Demuéstrale el significado de la presencia. En cuanto sea capaz de acceder al poder del ahora, y así romper con su pasado condicionado, tendrá una oportunidad.

Nadie elige la disfunción, el conflicto, el dolor. Nadie elige la locura. Ocurren porque no hay suficiente presencia para disolver el pasado, porque no hay suficiente luz para disipar la oscuridad. No estás plenamente aquí. Aún no has despertado del todo. Entre tanto, la mente condicionada dirige tu vida.

Asimismo, si eres una de las muchas personas que tiene un problema con sus padres, si albergas resentimiento por algo que hicieron o dejaron de hacer, aún sigues creyendo que tuvieron elección, que podrían haber actuado de otro modo. Siempre parece que la gente tiene una elección, pero eso es ilusorio. Mientras la mente, con sus patrones ilusorios, dirija tu vida, mientras seas la mente, ¿qué opciones tienes? Ninguna. Ni siquiera estás allí. El estado de identificación con la mente es agudamente disfuncional. Es una forma de locura. Casi todo el mundo sufre esta enfermedad en distintos grados. En cuanto te das cuenta de ello, no puede haber más resentimiento. ¿Cómo puedes estar resentido con alguien que está enfermo? La única respuesta apropiada es la compasión.

 

¿Significa eso que nadie es responsable de lo que hace? No me gusta esa idea.

Si estás dirigido por tu mente, aunque no tengas elección, seguirás sufriendo las consecuencias de tu inconsciencia, y crearás más sufrimiento. Soportarás la carga del miedo, del conflicto, de los problemas, del dolor. El sufrimiento así creado acabará obligándote a salir del estado de inconsciencia.

 

Lo que dices sobre la elección también es aplicable al perdón, supongo. Tienes que estar plenamente consciente y rendirte antes de poder perdonar.

«Perdón» es un término que se ha estado usando durante dos mil anos, pero la mayoría de la gente tiene una visión muy limitada de su significado. No puedes perdonarte verdaderamente ni perdonar a los demás mientras extraigas del pasado tu sentido de identidad. Sólo accediendo al poder del ahora, que es tu propio poder, puede haber un verdadero perdón. Esto quita poder al pasado, y te das cuenta verdaderamente de que nada de lo que hiciste, o de lo que se te hizo, podía dañar en lo más mínimo la radiante esencia que eres. Entonces, el perdón mismo se vuelve innecesario.

 

¿Y cómo llego a ese punto de realización?

Cuando te rindes a lo que es y estás plenamente presente, el pasado ya no tiene ningún poder. Ya no lo necesitas. La clave es la presencia. La clave es el ahora.

 

¿Cómo sabré cuándo me he rendido?

Porque no necesitarás seguir haciendo preguntas.

 

Menú de este tema

Home