La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA PÉRDIDA DEL AHORA: EL NÚCLEO DEL ENGAÑO

Incluso si acepto totalmente que, en último término, el tiempo es una ilusión, ¿qué diferencia va a suponer eso en mi vida? Tengo que seguir viviendo en un mundo completamente dominado por el tiempo.

La aceptación intelectual de algo es tan sólo una creencia más, y no va a suponer una gran diferencia en tu vida. Para plasmar esta verdad tienes que vivirla. Cuando cada célula de tu cuerpo esté tan presente que vibre de vida, y cuando puedas sentir esa vida en cada momento como la alegría de Ser, entonces puedes decir que te has liberado del tiempo.

 

Pero mañana tendré que pagar las facturas, e iré envejeciendo y moriré como todos. ¿Cómo puedo decir que estoy libre del tiempo?

El problema no son las facturas de mañana. La disolución del cuerpo físico tampoco es un problema. El problema es la pérdida del ahora; ése es el núcleo del engaño que convierte cualquier situación, suceso o emoción en un problema personal plagado de sufrimiento. La pérdida del ahora es una pérdida de Ser.

Liberarse del tiempo es liberarse de la necesidad psicológica del pasado para tener una identidad; y del futuro, para hallar nuestra realización. Representa la transformación de conciencia más profunda que se pueda imaginar. En algunos casos aislados, dicho cambio de conciencia ocurre dramática y radicalmente, de una vez por todas. Y cuando ocurre, suele producirse mediante la rendición total en medio de un intenso sufrimiento. No obstante, la mayoría de las personas han de trabajarlo.

Cuando has obtenido los primeros atisbos del estado intemporal de conciencia, empieza un ir y venir entre la dimensión temporal y la presencia. Empiezas por darte cuenta de que tu conciencia raras veces está verdaderamente en el ahora. Pero saber que no estás presente ya es un gran éxito: ese saber es presencia, aunque al principio sólo dure unos segundos de reloj antes de volver a perderla. A continuación, con creciente frecuencia, eliges enfocar la conciencia en el momento presente más que en el pasado o en el futuro, y al darte cuenta de que has perdido el ahora, eres capaz de permanecer en él no sólo un par de segundos, sino periodos más largos, tal como se perciben desde la perspectiva externa del tiempo del reloj. Así, antes de establecerte firmemente en el estado de presencia, es decir, antes de poder ser plenamente consciente, pasas un tiempo yendo y viniendo entre la conciencia y la inconsciencia, entre el estado de presencia y el estado de identificación con la mente. Pierdes el ahora y vuelves a él, una y otra vez. Finalmente, la presencia se convierte en tu estado predominante.

La mayoría de las personas no experimentan la presencia en absoluto, o bien sólo la sienten accidental y brevemente en raras ocasiones, sin llegar a reconocerla como lo que es. La mayoría de los seres humanos no alternan entre conciencia e inconsciencia, sino entre distintos niveles de inconsciencia.

 

Menú de este tema

Home