La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

NO BUSQUES TU PROPIO SER EN LA MENTE

Siento que aún tengo mucho que aprender sobre mi funcionamiento mental antes de poder acercarme a la plena conciencia o a la iluminación espiritual.

No, no es así. Los problemas de la mente no pueden resolverse en el nivel mental. Una vez comprendida la disfunción básica, no hay mucho más que tengas que aprender o entender. Estudiar las complejidades de la mente puede convertirte en un buen psicólogo, pero eso no te llevará más allá de la mente, del mismo modo que el estudio de la locura no es suficiente para generar la cordura. Ya has entendido la mecánica básica del estado inconsciente: identificación con la mente, que crea un falso yo, el ego, como sustituto del verdadero yo arraigado en el Ser. Te conviertes en una «rama cortada de la vid», como dice Jesucristo.

Las necesidades del ego son inacabables. El ego se siente vulnerable y amenazado; por eso vive en un estado de miedo y necesidad. Cuando entiendes cómo opera la disfunción básica, no necesitas explorar sus innumerables manifestaciones, no necesitas crearte un complejo problema personal. Si lo haces, el ego estará encantado.

El ego siempre está buscando algo a lo que aferrarse para sostener y fortalecer su sentido de identidad ilusorio, y se quedará pegado rápidamente a tus problemas. Por eso hay mucha gente que tiene buena parte de su sentido de identidad muy conectado con sus problemas. Si te ha ocurrido esto, lo último que querrás será librarte de ellos; eso significaría perder tu identidad. El ego puede haber hecho una gran inversión inconsciente en el dolor y el sufrimiento.

Cuando reconoces que la raíz de la inconsciencia está en la identificación con la mente, en la que obviamente se incluyen las emociones, puedes salir de ella. Llegas a estar presente. Cuando estás presente puedes permitir que la mente sea como es sin dejarte enredar por ella. La mente, en sí misma, no es disfuncional. Es una herramienta maravillosa. La disfunción se instaura cuando buscas tu sentido de identidad en ella y la confundes contigo. Entonces se convierte en la mente egotista y se adueña de tu vida.

 

Menú de este tema

Home