La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

ENCUENTRA LA VIDA SUBYACENTE QUE SE ENCUENTRA EN TU SITUACIÓN DE VIDA

No veo cómo podría ser libre ahora. Estoy muy disgustado con mi vida en este momento. Esto es un hecho, y estaría engañándome a mí mismo si tratara de convencerme de que todo está bien cuando no es así en absoluto. En mi caso, el momento presente es muy ¿engraciado, no es nada liberador. Lo que me mantiene en marcha es la esperanza o la posibilidad de mejorar en el futuro.

Piensas que tu atención está en el presente cuando en realidad está completamente absorbida en el tiempo. No puedes ser infeliz y estar plenamente presente en el ahora.

En lugar de hablar de tu «vida» deberías ser más preciso y hablar de tu «situación de vida», que está hecha de tiempo psicológico: pasado y futuro. Ciertas cosas del pasado no fueron como deseabas. Aún sigues resistiéndote a lo ocurrido en el pasado, y ahora te estás resistiendo a lo que es. Lo que te hace seguir adelante es la esperanza, pero la esperanza hace que estés enfocado en el futuro, y ese enfoque permanente perpetúa tu negación del ahora, y por tanto tu infelicidad.

Olvídate de tu situación de vida durante un tiempo y presta atención a tu vida.

 

¿Cuál es la diferencia?

Tu situación de vida existe en el tiempo. Tu vida es ahora.

Tu situación de vida es un asunto mental. Tu vida es real.

Encuentra la «puerta estrecha que conduce a la vida». Se llama el ahora. Reduce el ámbito de tu vida a este momento. Tu situación de vida puede estar llena de problemas —como lo están la mayoría de ellas—, pero averigua si tienes algún problema en este momento. No mañana, ni dentro de diez minutos, sino ahora. ¿Tienes un problema ahora?

Cuando estás lleno de problemas no hay espacio para que pueda entrar nada nuevo, no hay lugar para una solución. Por eso, cuando puedas, date espacio, crea el espacio que te permita encontrar la corriente de vida que subyace a tu situación de vida.

Emplea tus sentidos plenamente. Trata de estar donde estas. Mira a tu alrededor. Simplemente mira, sin interpretar, sin juzgar ni dar nombres, con la mente en calma, en silencio. Observa la luz, las formas, los colores, las texturas, consciente de la presencia silenciosa de cada cosa. Sé consciente del espacio que permite que cada cosa sea. Escucha los sonidos; no los juzgues. Escucha el silencio debajo de los sonidos. Toca algo —cualquier cosa— y siente y reconoce su Ser. Observa el ritmo de tu respiración; siente cómo fluye el aire dentro y fuera, siente la energía de vida dentro de tu cuerpo. Permite que todo sea, tanto dentro como fuera. Permite y reconoce la «cualidad» de las cosas. Entra profundamente en el ahora.

Estás dejando atrás el mundo mortecino de la abstracción mental, del tiempo. Estás saliendo de la mente alocada que agota tu energía de vida, del mismo modo que está envenenando y destruyendo la Tierra. Estás despertando del sueño del tiempo al presente.

 

Menú de este tema

Home