La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

SUEÑO SIN SUEÑOS

Cada noche, cuando entras en la fase de sueño sin sueños, haces un viaje a lo No Manifestado. Te fundes con la Fuente y extraes de ella la energía vital que te sustenta durante un tiempo cuando vuelves a la manifestación, al mundo de las formas separadas. Esta energía es mucho más vital que el alimento: «No sólo de pan vive el hombre». Pero en el sueño sin sueños no entras conscientemente en lo No Manifestado. Las funciones corporales siguen operando, pero «tú» ya no existes en ese estado. ¿Puedes imaginarte lo que sería entrar en el sueño sin sueños plenamente consciente? Es imposible de imaginar porque ese estado carece de contenidos.

Lo No Manifestado no te libera hasta que entras en ello conscientemente. Por eso Jesús no dijo: «la verdad os hará libres», sino «Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres». No se trata de una verdad conceptual. Es la verdad de la vida eterna más allá de la forma, que o se conoce directamente o sigue siendo desconocida. Pero no intentes mantenerte consciente en el sueño sin sueños. Es muy poco probable que lo consigas. Como mucho, te mantendrás consciente durante la fase de sueños, pero no más allá. Es la fase de sueños lúcidos, que pueden ser fascinantes e interesantes, pero no liberadores.

Por tanto, usa tu cuerpo interno como puerta de entrada a lo No Manifestado y deja la puerta abierta para mantenerte conectado en todo momento con la Fuente. En cuanto al cuerpo interno, es indiferente que tu cuerpo físico sea fuerte o débil, viejo o joven. El cuerpo interno es intemporal. Si no eres capaz de sentirlo, usa otro de los portales, pues en último término todos son uno. Algunos de ellos ya los he comentado con detalle, pero volveré a mencionarlos brevemente.

 

Menú de este tema

Home