La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

TENER LA RAZÓN, NEGAR LA RAZÓN A OTROS: CREAR EL ERROR

Cuando nos quejamos, encontramos faltas en los demás y reaccionamos, el ego fortalece la noción de separación y diferenciación de la cual depende su existencia. Pero también se le fortalece de otra manera dándole una sensación de superioridad. Quizás no sea fácil reconocer que nos sentimos superiores cuando nos quejamos, por ejemplo, de una congestión de tráfico, de los políticos, de la "codicia de los ricos" o de "los desempleados perezosos", o de los colegas o de tu ex pareja. La razón es la siguiente. Cuando te quejas, ello implica que tienes la razón mientras que la persona o la situación de la que te quejas o reaccionas no la tiene,  está en el error.

No hay nada que fortalezca más al ego que tener la razón. Tener la razón es identificarse con una posición mental, un punto de vista, una opinión, un juicio o una historia. Claro está que para tener la razón es necesario que alguien más esté en el error, de tal manera que al ego le encanta fabricar errores para tener razón. En otras palabras, necesitamos que otros estén equivocados a fin de sentir fortalecido nuestro ser. No sólo se puede negar la razón a las personas, sino también a las situaciones, mediante la queja y la propensión a reaccionar en lugar de actuar. Cuando tenemos la razón nos colocamos en una posición imaginada de superioridad moral con respecto a la persona o la situación a la cual juzgamos y a la cual encontramos en falta. Esa sensación de superioridad es la que el ego ansía y la que le sirve para engrandecerse.

 

Menú de este tema

Home