La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

TRASTORNO DEL SUEÑO EN LACTANTES. REMEDIOS NATURALES CON PLANTAS MEDICINALES

Muchos trastornos infantiles son leves y autolimitados, aunque pueden manifestarse síntomas importantes con fiebre súbita y muy elevada. El tratamiento casero suele ser suficiente, aunque es importante consultar a su médico urgentemente cuando los síntomas sean agudos o aumente su gravedad. Las plantas nos proveen de remedios suaves, que pueden utilizarse con toda seguridad incluso en los lactantes

Los lactantes que no duermen rápidamente provocan tensiones e irritabilidad en el resto de la familia a la hora de dormir. Asegúrese de que no hace demasiado calor en la habitación, que el lactante está cómodo, se siente seguro y no tiene ni hambre ni sed. Hágale muchos mimos.

Ver también Trastornos del sueño infantil

 

BAÑO DE MANZANILLA

La manzanilla es una de las mejores plantas medicinales para los lactantes; es sedante, produce un efecto calmante sobre el sistema digestivo y es ideal para reducir la excitación que puede contribuir al insomnio.

 

INGREDIENTES

2 gotas de aceite de manzanilla (Matricaria recutita)

1 gota de aceite de lavanda (Lavandula angustifolia)

 

CÓMO UTILIZAR LA MIXTURA

Añada los aceites al baño y agite bien el agua antes de bañar al niño.

 

Tratamientos adicionales

• Un ligero masaje puede ayudar a calmar a los niños pequeños (acaricie repetidamente los antebrazos del niño, mejor que realizar un masaje corporal). Utilice una gota de aceite de manzanilla disuelta en 20 ml de aceite de almendras dulces.

• Prescinda de la cafeína si está amamantando. Si el niño ya come alimentos sólidos evite los alimentos con colorantes y aditivos artificiales, y asegúrese de que se realiza una ingesta correcta de vitaminas y minerales.

• Por la noche, administre 25-50 ml de una infusión elaborada con 10 g de flores secas de manzanilla, nébeda, betónica o melisa en 500 ml de agua.

 

POSOLOGÍA PARA LACTANTES Y NIÑOS

Todas las dosis indicadas aquí son adecuadas para lactantes y niños. Si aplica a los niños los remedios de otras secciones de este espacio acuérdese de reducir las dosis de acuerdo con su edad. Para los niños menores de 2 años utilice una quinta parte de la dosis del adulto, aumentándola gradualmente hasta alcanzar un cuarto de la dosis del adulto a los 3 o 4 años (dependiendo del tamaño del niño), un tercio a los 6 o 7 años, la mitad a los 8 o 9 años, y así progresivamente hasta alcanzar la dosis completa en la pubertad.

 

PRECAUCIONES

Algunos remedios puede tener un sabor amargo y por ello hay que endulzarlos con zumo de frutas o miel. A los niños menores de un año déles sólo miel pasteurizada o miel que haya sido hervida durante 5 minutos.

 

(*) Para la elaboración de los remedios (infusiones, tinturas, jarabes, etc.) visita Preparación de remedios

 

 

Menú de este tema

Home