La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓLICO EN LACTANTES. REMEDIOS NATURALES CON PLANTAS MEDICINALES

Muchos trastornos infantiles son leves y autolimitados, aunque pueden manifestarse síntomas importantes con fiebre súbita y muy elevada. El tratamiento casero suele ser suficiente, aunque es importante consultar a su médico urgentemente cuando los síntomas sean agudos o aumente su gravedad. Las plantas nos proveen de remedios suaves, que pueden utilizarse con toda seguridad incluso en los lactantes.

Los espasmos intestinales y el malestar del cólico frecuentemente pueden estar causados por mamadas demasiado rápidas o tensas. Controle la dieta del niño (o de la madre si está amamantando) y elimine los posibles irritantes, tales como especias picantes, leche de vaca o trigo, y asegúrese de que tanto el niño como ladre están relajados y calmados durante el amamantamiento.

 

INFUSIÓN DE NÉBEDA

La nébeda es un remedio ideal para los niños. Suave y calmante, anula los espasmos intestinales y actúa como un suave sedante favoreciendo el sueño.

 

INGREDIENTES

10 g de nébeda Seca (Nepeta cataria)

175 ml de agua

 

CÓMO PREPARAR LA INFUSIÓN

Caloque la nébeda en una tetera. Añada agua recién hervida y deje reposar durante 10 minutos. Cuele. Guarde una jarra con tapa en un lugar fresco hasta un máximo 48 horas.

 

DOSIS

Administre 25-50 ml de infusión caliente antes de las comidas, calentando cada nueva dosis.

 

Tratamientos adicionales

· S¡ el problema es el estado de tensión, la madre debería tomar una infusión de casquete de perro rabioso, verbena, atónica o manzanilla antes de amamantar.

· Empape una compresa en una infusión preparada con 15 g de flores de manzanilla y 500 ml de agua y aplique sobre el abdomen del niño para aliviar los dolores cólicos.

 

POSOLOGÍA PARA LACTANTES Y NIÑOS

Todas las dosis indicadas en este espacio son adecuadas para lactantes y niños. Si aplica a los niños los remedios de otras secciones de este espacio acuérdese de reducir las dosis de acuerdo con su edad. Para los niños menores de 2 años utilice una quinta parte de la dosis del adulto, aumentándola gradualmente hasta alcanzar un cuarto de la dosis del adulto a los 3 o 4 años (dependiendo del tamaño del niño), un tercio a los 6 o 7 años, la mitad a los 8 o 9 años, y así progresivamente hasta alcanzar la dosis completa en la pubertad.
 


PRECAUCIONES

Algunos remedios puede tener un sabor amargo y por ello hay que endulzarlos con zumo de frutas o miel. A los niños menores de un año déles sólo miel pasteurizada o miel que haya sido hervida durante 5 minutos.

 

(*) Para la elaboración de los remedios (infusiones, tinturas, jarabes, etc.) visita Preparación de remedios

 

 

Menú de este tema

Home