La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

REMEDIOS NATURALES PARA LOS TRASTORNOS Y ENFERMEDADES

A pesar de la importancia de los medicamentos farmacéuticos en todo el mundo, los remedios de plantas medicinales siguen siendo los más utilizados habitualmente, y en algunos países los únicos medicamentos de los que se dispone. Las plantas medicinales constituyen una alternativa segura, económica y eficaz frente a los medicamentos convencionales para el tratamiento de un amplio abanico de afecciones, sobre todo las menores o comunes y, en nuestra sociedad tan estresada, el relajante proceso de elaborar una infusión de plantas o de preparar un ungüento puede ser terapéutico por sí mismo. En este espacio te facilitamos instrucciones sobre cómo preparar los remedios.

 

Tratamiento y posología

Los remedios descritos en este espacio son seguros, pero la sobredosis puede resultar perjudicial. Doblar la cantidad recomendada no hará al remedio doblemente efectivo.

Las recetas y dosis son en general para adultos. Para los niños se debe reducir la dosis adulta. Los ancianos también pueden necesitar dosis inferiores a los adultos, debido a su metabolismo más lento, por lo tanto, reduce las dosis a la mitad para las personas de edad muy avanzada o muy debilitadas. Por último, algunas plantas no deberían utilizarse durante el embarazo. Antes de tomar un medicamento no olvides leer si tiene contraindicaciones.

Para cada trastorno, el remedio principal y los tratamientos adicionales pueden tomarse solos o en combinación. Si no se indica de otra manera, generalmente deberían utilizarse durante 4-6 semanas. Si no experimentas mejoría, acude a tu médico. Algunas plantas interaccionan con los medicamentos convencionales; si simultáneamente estás tomando algún tipo de medicación, consulta a tu médico antes de utilizar los remedios caseros. No interrumpas bruscamente la medicación sin consejo médico previo.

No olvides que cuando comercialmente se dispone de diversas partes de una misma planta debe especificarse el componente particular que forma parte del remedio (flores raíz, etc.).

 

Posología para lactantes y niños

Muchos remedios indicados en este espacio son adecuadas para lactantes y niños. Si aplica a los niños los remedios cuya posología está indicada para adultos acuérdate de reducir las dosis de acuerdo con su edad. Para los niños menores de 2 años utilice una quinta parte de la dosis del adulto, aumentándola gradualmente hasta alcanzar un cuarto de la dosis del adulto a los 3 o 4 años (dependiendo del tamaño del niño), un tercio a los 6 o 7 años, la mitad a los 8 o 9 años, y así progresivamente hasta alcanzar la dosis completa en la pubertad.

 

Precauciones

- Precauciones generales durante el embarazo

• No tomes tinturas alcohólicas o vinos tónicos durante el embarazo.

• Hay muchas plantas que deben evitarse durante el embarazo. Si duda, busque ayuda profesional. Durante el primer trimestre evite la medicación y no utilice en ningún caso las siguientes plantas: Arbor vitae, agracejo, aceite de albahaca, serpentaria, aceite de manzanilla, Dang Gui, escrofularia, sello de oro, celidonia, enebro, pie de león, muérdago, agripalma, artemisa, mirra, menta poleo, ruda, zurrón de pastor, abrótano, tanaceto y ajenjo.

• No tomes dosis grandes o terapéuticas de las siguientes plantas durante el embarazo: angélica, naranja amarga, cayena, semillas de apio, canela, primavera, saúco, hinojo, alholva, ginseng, lavanda, mejorana, mirística, perejil, raíz de ruibarbo, sen, salvia, té, tomillo, verbena, ñame, betónica y milenrama.

• Las mujeres embarazadas deberían consultar a un profesional y no utilizar aceites esenciales, sobre todo durante los 3 primeros meses de embarazo.

 

- Aceites esenciales.

Los aceites esenciales comercializados habitualmente están adulterados con ingredientes sintéticos más baratos. Cuando tengas que comprar un aceite esencial, opte siempre por una firma reputada. Nunca tomes los aceites esenciales internamente, a no ser que el médico así se lo prescriba. Dilúyelos con un aceite de soporte antes de utilizarlos externamente.

• Las mujeres embarazadas deberían consultar a un profesional y no utilizar aceites esenciales, sobre todo durante los 3 primeros meses de embarazo.

• No realice masajes en personas que sufran infección, epilepsia, alguna enfermedad contagiosa, dolor de espalda agudo o trastorno inflamatorio como trombosis o flebitis.

• No realice el masaje sobre zonas escoriadas o inflamadas.

 

- Tinturas.

• El alcohol industrial, el alcohol desnaturalizado (alcohol metílico) y el alcohol de friegas (alcohol isopropílico) son extremadamente tóxicos. No los utilice para la elaboración de tinturas.

• Utilice tinturas con contenido reducido de alcohol (como explicamos anteriormente) para los niños, las mujeres embarazadas y los alcohólicos rehabilitados.

 

- Recolección de las plantas.

Si se utilizan plantas silvestres recién recolectadas para elaborarlos remedios, asegúrate de que estás empleando la planta correcta (compruébelo con una guía botánica), ya que algunas plantas se prestan a confusión: por ejemplo, las hojas de la dedalera se confunden frecuentemente con la consuelda mayor, y la alcaneta con la borraja.

 

Suplementos alimenticios: vitamínicos y minerales

En nuestra Web hacemos indicaciones específicas sobre el uso de suplementos alimenticios en el tratamiento de algunos trastornos (Suplementos en la alimentación). Si se toman suplementos para el bienestar general, puedes optar por un preparado multivitamínico o multimineral para prevenir un desequilibrio. Elige una marca reputada y consulta al médico sobre su uso a largo término (por ejemplo, más de 2-3 meses). No sobrepases la dosis recomendada en el envase. La ingesta excesiva de minerales puede ser perjudicial. Cuando se toman en exceso, las vitaminas hidrosolubles (B y C) son generalmente excretadas, pero las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) pueden causar lesiones hepáticas. No tomes un suplemento de vitaminas liposolubles durante más de 3-4 semanas sin consultar a tu médico.

 

***

A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de este espacio, no podemos en modo alguno responsabilizarnos por la información (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) que se encuentra en los textos. En el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada visitante en particular, puede ser aconsejable que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas y exactas.

 

 

Menú de este tema

Home