La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA ENERGÍA DE LOS ALIMENTOS

Cada alimento posee una energía que le caracteriza. Todos cumplen un perfecto equilibrio, surgen en la estación adecuada y dejan paso a los siguientes. Así, en verano encontramos alimentos acordes a la estación, por lo general alimentos más expansivos, más ligeros, y en invierno alimentos más concentrados, más densos.

Podemos dividir estas energía en dos tipos: yin-yang.

Aunque no hay nada que sea únicamente yin ni únicamente yang, puesto que yin y yang son fuerzas antagónicas y a la vez complementarias, siempre hay una energía que predomina sobre otra.

Cuando se habla de que un alimento es yin o yang, quiere decir que tiene más de una energía que de otra, pero está a la vez compuesto por las dos. Cuando decimos que un alimento es demasiado yin o demasiado yang quiere decir que es demasiado extremo, que tiene demasiados elementos de la energía que predomina y, en principio, es desaconsejable. Por ejemplo, el azúcar es dulce, desmineraliza, está refinado y proviene del mundo vegetal; son demasiados elementos yin, difíciles de compensar. Por ello es mejor usar melazas que provengan de los cereales o miel de buena calidad.

No somos partidarios de prohibir ni descartar alimentos porque sean más yin o más yang, o porque estén desaconsejados dietéticamente, pero sí creemos que es muy importante saber cuándo no nos convienen ciertos sabores o cocciones y cómo estamos energéticamente para saber qué necesitamos y de qué debemos prescindir. Ésta es el recurso más importante en la cocina, la que nos permite producir un cambio favorable en nuestro ánimo y en nuestra salud.

Teniendo en cuenta estas características diremos que:

Yin es la energía expansiva, los alimentos que contienen mayor cantidad de líquido, el reino vegetal.

Yang es la energía contractiva, los alimentos que contienen menos líquido, el reino animal.

En verano consumiremos alimentos que nos den ligereza, que nos refresquen, alimentos yin. Por ejemplo, mayor cantidad de frutas, verduras, proteínas más ligeras, como el tofu, y reduciremos la cantidad de cereal y de algas. De igual modo, las cocciones deben ser ligeras, con poca sal, cremas de verduras, hervidos, escaldados, vapores y alimentos crudos.

En invierno consumiremos alimentos que nos den calor y preparen al cuerpo para el frío, alimentos yang. Por ejemplo: más raíces, como zanahoria, nabo, chirivía; verduras de la estación; aumentaremos el consumo de algas y cereales, así como de pescado, tempeh y seitán. Las cocciones serán más prolongadas: sopas, estofados, guisos, horneados y reduciremos los alimentos crudos.

Si comemos de acuerdo a las energías de las estaciones, nuestro cuerpo se sentirá más preparado, tanto para resistir el calor como el frío.

Si durante el invierno cocinamos de forma rápida, tomamos frutas, zumos, y líquidos en exceso, nos constiparemos con mayor facilidad y tendremos más frío. A la inversa ocurrirá si durante el verano consumimos productos con mucha sal, muy cocinados, como por ejemplo los horneados, y ponemos poca atención en las verduras frescas; esto nos ocasionará más sed y menor ligereza.

También consideraremos la cantidad de cereales que ingerimos pues un exceso de cereal tiende a secar el cuerpo y a algunas personas puede producirles exceso de calor y mucosidades.

 

 

 

Menú de este tema

Home