La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS DESAYUNOS I

El desayuno es una de las comidas a la que debemos prestar más atención: nos prepara para afrontar el día, y debe proporcionarnos la vitalidad y energía que necesitamos.

Los cereales, ricos en hidratos de carbono, se digieren con facilidad y no producen pesadez, ayudándonos así a tener la mente despejada.

Al hacerlos cremosos se consigue un cereal más ligero y se puede consumir mayor cantidad. Es una cocción ideal para los niños, para las personas ancianas, para todas aquellas que tengan debilitado el sistema digestivo y también para momentos en que se desee comer cosas más simples y ligeras.

Las cremas pueden combinarse con verduras hervidas o ligeramente salteadas, frutas, compotas, frutos secos, etcétera.

Un desayuno dulce siempre nos dará una energía más relajada, mientras que uno salado nos activará. Así que si estáis demasiado activos y necesitáis hacer un trabajo sentado es mejor tomar cosas poco saladas; si estáis cansados y tenéis mucho trabajo evitad los dulces, y en su lugar tomad cosas más alcalinas, eso os ayudará a tener más energía.

Cada uno debe elegir cuál es el más adecuado según su tipo de actividad y sus gustos personales.

Buscad siempre el equilibrio entre los alimentos saludables y deliciosos, pues estos dos factores son muy importantes.

Nuestro cuerpo agradecerá ser cuidado.

Probad a empezar el día con cereales integrales, ya sea en forma de copos, de grano hinchado, de tortitas de arroz, de pan integral, o bien con alguna de las cremas que aprenderéis en este espacio. No sólo os sentiréis más ligeros, sino más energéticos.

Algunas anotaciones sobre las cremas
No es necesario hacer las cremas en olla a presión, se pueden hacer en cualquier otra olla. La olla a presión ahorra tiempo y las hace más cremosas debido a su capacidad para conservar el calor, pero si no tenéis, no importa, se os hará igualmente.

Para conseguir esta cocción hay dos cosas a tener en cuenta que son muy importantes, la primera es poner siempre bajo la llama del fuego un difusor de calor, si no es bastante fácil que se queme o se pegue a la olla y, segundo, hacerlas por la noche y no destapar la olla hasta la mañana siguiente; el tiempo de reposo le da una mayor cremosidad.

Para algunas personas es muy importante comer proteínas por la mañana. Podéis hacer deliciosos bocadillos con tofu, tempeh y seitán.

Por último, las cremas de cereales son un alimento que agradeceréis en ocasiones de debilidad, en épocas más difíciles, o simplemente cuando deseéis quitaros unos kilos de encima. Se conservan de 3 a 4 días en la nevera.

 

CREMA DE ARROZ DULCE (4 personas)

Ingredientes:

1 taza de arroz

3 tazas de zumo de manzana casero

3 tazas de agua

25 g de pasas de corinto

Un trozo pequeño de canela en rama

Un trozo de corteza de limón o piel rallada

Sal

 

Elaboración:

Lavar el arroz. Ponerlo en una olla a presión, agregar el agua y el zumo, una pizca de sal, la corteza de limón y las pasas. Cocinar a fuego alto hasta que la válvula empiece a dar vueltas; bajar el fuego, colocar un difusor y cocinar durante una hora y media. Servir con frutos secos tostados, o semillas de sésamo.

Variante: Se puede hacer igual esta misma crema con mitad de arroz y mitad de trigo o cebada o avena, todos ellos remojados durante la noche.

 

CREMA DE AVENA (4 personas)

Ingredientes:

1 taza de avena en remojo (6 horas)

4 tazas de infusión de té de tres años o de agua

1 1/2 tazas de zumo de manzana casero

25 g de pasas de corinto

Un trozo de corteza de limón

Sal

 

Elaboración:

Lavar la avena y ponerla en remojo con 2 tazas de agua. Escurrir.

En una olla a presión, añadir la avena y el resto de ingredientes. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego, colocar un difusor y cocinar durante 2 horas.

Variante: También puede hacerse con zumo de pera y té de tres años o té Mu o simplemente con agua. Si deseáis hacer esta crema para los bebés no la hagáis con té Mu que es ligeramente excitante.

Nota: La avena es un cereal bastante calórico, por lo que se usa con mayor frecuencia en invierno o en épocas en que se necesite un mayor aporte de grasas.

 

CREMA DE ARROZ CON VERDURAS SALTEADAS (4 personas)

Ingredientes:

1 taza de arroz

6 tazas de agua

1 cebolla mediana

1 zanahoria

25 g de piñones

2 cucharaditas de semillas de sésamo

Aceite de sésamo

Tamari

Sal

 

Elaboración:

Lavar el arroz. Ponerlo en la olla a presión con el agua y una pizca de sal. Cuando la válvula empiece a dar vueltas, bajar el fuego, poner el difusor y cocinar durante una hora y media. Dejar reposar toda la noche. En el momento de servir, cortar la cebolla a medias lunas y la zanahoria a palillos. Saltear las verduras en una paella con unas gotas de aceite hasta que estén tiernas y condimentar con el tamari.

Tostar los piñones y las semillas. Poner las cremas en los boles o tazas y servir con las verduras salteadas, los piñones y las semillas.

Variante: En vez de cebolla: puerro o calabacín, o algunas verduras que os hayan sobrado del día anterior, cualquier otro fruto seco como nueces, avellanas, etcétera

Nota: Si es para niños, usar poco o nada de tamari, pues es muy salado, pero tampoco uséis la misma cantidad de sal que para un adulto.

 

 

Menú de este tema

Home