La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

VITAMINAS

 

Vitamina A

Vitamina D

***

Vitamina B

Vitamina B1 o tiamina

Vitamina B2 o riboflavina

Vitamina B3 o miacina

Vitamina B5 o ácido pantoténico

Vitamina B6 o piridoxina

Vitamina B8 o biotina

Vitamina B9 o ácido fólico

Vitamina BI2 o cobalamina

Otras vitaminas B

***

Vitamina C

Vitamina E o Tocoferol

Vitamina K

Multivitaminas

Las vitaminas son elementos nutritivos esenciales para la vida humana. El organismo de los animales, entre ellos el del ser humano, sufre un desequilibrio si presenta carencia de alguna vitamina. El consumo adecuado de vitaminas y minerales tiene una gran importancia para preservar la salud y para prevenir muchas enfermedades. Aunque no hay duda de que muchas de éstas han sido combatidas con éxito con determinados medicamentos y con la incorporación de hábitos de vida saludables, en las sociedades modernas urbanas persiste un buen número de dolencias vinculadas a carencias nutricionales, consecuencia de una alimentación desequilibrada.

Las vitaminas no aportan energía, pero son indispensables para que el organismo metabolice los demás nutrientes que se asimilan con los alimentos, como proteínas, minerales, hidratos de carbono, fibra y ácidos grasos. El cuerpo las transforma en coenzimas, sustancias éstas responsables de las reacciones químicas que garantizan la vida, al transferir a todas las células del organismo la energía que aportan los alimentos, lo que permite a los seres vivos crecer, desarrollarse y multiplicarse. Casi todas las vitaminas se asimilan con los alimentos, pero algunas como la vitamina D, las puede sintetizar el organismo por sí solo.

Existen dos tipos de vitaminas: las liposolubles (A, D, E y K), que se disuelven en grasas y aceites, y las hidrosolubles (C y B), solubles en agua.

Una alimentación equilibrada y variada, combinada con un tipo de vida saludable, asegura en principio un aporte de vitaminas adecuado. No obstante, también es cierto que la producción industrial en serie de los alimentos, el abuso en la utilización de abonos químicos en la agricultura y en el uso de conservantes y aditivos, así como la cocción excesiva alteran de manera sustancial el valor vitamínico original de estos alimentos.

No todas las personas precisan la misma cantidad de vitaminas, pues la necesidad depende de muchos factores como la edad, la constitución física o los hábitos alimenticios. La dosis diaria necesaria de estos micronutrientes es muy reducida y se mide en miligramos o microgramos. Se han establecido, por parte de organismos oficiales, cantidades mínimas que responden al margen de seguridad para no padecer carencias graves. Las vitaminas hidrosolubles no son tóxicas y su exceso puede ser eliminado por la orina, pero en las liposolubles un exceso podría ser perjudicial, por lo que es preciso ajustarse a las necesidades esenciales.

Los suplementos dietéticos de vitaminas están indicados para suplir el déficit que no se haya podido resolver con la dieta alimenticia. Las dosis y duración del tratamiento deben ser determinados por un médico naturópata. Los suplementos contienen vitaminas producidas por síntesis o semisíntesis, es decir, gracias a una molécula idéntica a la natural integrada en organismos vivos como son las levaduras, con el fin de reproducir al máximo las condiciones naturales de disponibilidad. Los suplementos de vitaminas se presentan en perlas, cápsulas, comprimidos, zumos y comprimidos efervescentes.

 

Menú de este tema

Home