TIPOS DE PENSAMIENTO

A) Pensamiento no racional. Se basa en la aparición de «imágenes» que, procedentes del exterior, han quedado registradas en la memoria y pueden reactivarse por un esfuerzo mental al pensar. Los juegos imaginativos (los que hace el niño al enlazar unos cubos de colores con otros), las fantasías diurnas («el soñar despierto» que permite al adulto escapar de las realidades desagradables o las frustraciones para satisfacer sus anhelos) y los sueños, son formas de pensamiento no racional en las que la fantasía aparece como una realidad.

B) Pensamiento racional. Es el que sigue un razonamiento lógico que se obtiene por deducción, inducción o analogía. El del ser humano adulto es un pensamiento racional que tiende a buscar soluciones concretas.

C) Pensamiento creador. Es la combinación del razonamiento y la imaginación, que da como resultado una obra concreta.

 

Para enjuiciar el pensamiento hay dos factores a valorar: el curso y el contenido.

El curso del pensamiento es la forma en que los procesos mentales se enlazan unos con otros. Según las «leyes de asociación de ideas», formuladas por Aristóteles, las ideas semejantes entre sí, o las que tienen una relación temporal o espacial se asocian más fácilmente entre ellas; asimismo, una idea puede, por asociación, suscitar la contraria. Cuando el curso del pensamiento se hace más lento o se retarda, se produce la bradipsiquia («cuesta trabajo pensar»); si el retraso se acentúa, se llega a la inhibición del pensamiento; el grado máximo, «cuando es imposible pensar», es el bloqueo del pensamiento: el sujeto está hablando, de pronto se interrumpe y queda inmóvil unos segundos antes de continuar con lo que estaba diciendo.

La perseveración es la tendencia a reiterar sobre una idea o grupo de ideas, el mismo tema una y otra vez. La prolijidad es una forma de perseveración en la que no se distingue lo fundamental de lo accesorio, la persona habla y habla sin parar de detalles insignificantes. Cuando el pensamiento es muy rápido, hablamos de taquipsiquia, y si las ideas son muchas y el sujeto no las controla saltando de una a otra, se produce la fuga de ideas.

El contenido del pensamiento es el pensamiento en sí, que deriva de la combinación de ideas y símbolos. El contenido tiene que ser lógico, pero siempre está modulado por hechos, creencias, prejuicios, opiniones y situaciones emocionales. La alteración máxima del contenido del pensamiento es el delirio, que consiste en un juicio erróneo firmemente arraigado en el sujeto e irreductible a los argumentos lógicos que las otras personas puedan hacer.

 

En otros apartado de la Web se encuentran los temas

El pensamiento

El pensamiento II

Pensamientos negativos

Un cambio de pensamiento

 

 

 

Menú de este tema

Home