TENER PERSONALIDAD

Con bastante frecuencia se dice que este o aquel individuo «tiene mucha personalidad». ¿Qué se quiere decir con ello? En tales casos se hace referencia a que los ingredientes de su psicología muestran un sello muy firme, muy particular y preciso. Sus rasgos son acusados, específicos, es decir, dicho sujeto presenta un perfil psicológico bien delimitado. Cuando alguien tiene mucha personalidad, lo contraponemos al hombre masa: impersonal, anónimo y cargado de tópicos, ese que no destaca en nada, después de estudiar y analizar sus principales características.

El individuo «con personalidad», en cambio, puede destacar por su vitalidad, por una especie de dinamismo arrollador, gracias al cual despliega una gran actividad, que va desde el terreno profesional a la vida familiar, pasando por sus horas de ocio, o sus aficiones.

En otros casos, lo que emerge con fuerza es una persona tranquila, serena, sosegada, llena de calma, que transmite una especie de paz y que es remanso de armonía, de entereza, de imperturbabilidad. En otras, lo que se observa con más rotundidad es la discreción, la capacidad para escuchar atentamente, don que oscila entre el hablar poco y el saber medir las palabras, llegándose así a una rara ecuación psicológica, que da lugar a un estilo propio, peculiar, muy característico.

Cuando se tiene una personalidad muy marcada, uno se siente identificado con ella: esto quiere decir que se encuentra a gusto siendo de ese modo y, por tanto, seguro. Una de las principales notas de eso que llamamos tener mucha personalidad es la seguridad. El individuo con una gran personalidad se siente interiormente estable, fuerte, asentado, natural. La naturalidad es la otra gran nota que se destaca en él.

 

 

 

Menú de este tema

Home