La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

El nacimiento del hombre superior.
 

Lo primero que el hombre encuentra en su sendero hacia el mundo superior son, pues, imágenes espirituales, ya que la realidad que a ellas corresponde se halla dentro de él mismo. El discípulo debe, por tanto, haber llegado a la madurez de no esperar la percepción de realidades palpables, sino de considerar las imágenes como lo indicado. Dentro de este mundo de imágenes, pronto conocerá algo del todo nuevo. Su yo inferior se presenta ante él como retrato reflejo, pero dentro de este retrato reflejo aparece la verdadera realidad de su Yo superior. Destacándose de la imagen de la personalidad inferior se hace visible la forma del Yo espiritual. Y es sólo de este último de donde parten los hilos que se entretejen con otras realidades espirituales superiores.

Ha llegado entonces el momento de utilizar la flor de loto de dos pétalos en el entrecejo. Cuando ella comienza a girar, el hombre encuentra la posibilidad de vincular su Yo superior con seres espirituales más elevados. Las corrientes que parten de esta flor de loto se dirigen hacia realidades superiores en forma tal, que el hombre está plenamente consciente de los movimientos respectivos. Así como la luz nos hace visibles los objetos físicos, así también esas corrientes tornan visibles a los seres espirituales de mundos superiores.

Ahondando pensamientos que contienen verdades fundamentales de la ciencia espiritual, el discípulo aprende a poner en movimiento y a dirigir las corrientes de la flor de loto situada entre los ojos.

En esta fase del desarrollo se evidencia particularmente el valor del criterio sano y del cultivo de la lógica. Hay que tener presente que el Yo superior del hombre, que antes dormía en él en estado embrional e inconsciente, nace entonces a la existencia consciente. No se trata de algo meramente metafórico, sino de un genuino nacimiento en el mundo espiritual. Este nuevo ser, el Yo superior, ha de nacer provisto de todos los órganos y aptitudes necesarios para vivir. Así como la naturaleza cuida de que el niño nazca con oídos y ojos bien plasmados, así también las leyes de la evolución individual del hombre deben mediar para que su Yo superior entre a la existencia con las facultades necesarias. Y las leyes que rigen el desarrollo de los órganos superiores del espíritu no son otras que las sanas leyes de la razón y la moral del mundo físico.

Así como el niño madura en el seno de la madre, así también el hombre espiritual madura dentro de su existencia corpórea. La salud del niño depende del normal obrar de las leyes naturales en el seno de la madre; así también la salud del hombre espiritual está condicionada por las leyes del intelecto común y de la razón, que obran en la vida física.

Nadie puede dar a luz a un Yo superior sano si no vive y piensa sanamente en el mundo físico. La base de todo verdadero desarrollo espiritual es una vida en armonía con las leyes de la Naturaleza y de la razón. Así como ya en el seno de la madre el niño vive según las fuerzas de la Naturaleza que sus órganos sensorios percibirán después del nacimiento, así también el Yo superior del hombre vive según las leyes del mundo espiritual ya durante la existencia física. Y lo mismo que ese niño, impulsado por un subconsciente instinto vital, se apropia las fuerzas necesarias, así también el hombre adquiere las fuerzas del mundo espiritual antes de nacer su Yo superior. Es más, él tiene que hacerlo, si este último ha de entrar al mundo como un ser plenamente desarrollado.

Sería un error decir: "No puedo aceptar las enseñanzas de la ciencia espiritual antes de ser vidente", pues sin profundizar los resultados de la investigación espiritual, es absolutamente imposible adquirir el verdadero conocimiento superior. Sería como si un niño, durante su gestación rehusara las fuerzas que le transmite la madre, y quisiera esperar hasta obtenerlas por sí mismo.

Así como el sentido vital del embrión experimenta que le es apropiado lo que se le ofrece, así también el hombre aún no vidente puede darse cuenta de la verdad de las enseñanzas de la ciencia espiritual. Existe una comprensión de estas enseñanzas que se basa en el sentimiento de la verdad y en el juicio claro, sano y circunspecto, aun antes de percibir lo espiritual.

Hay que empezar por estudiar las verdades esotéricas precisamente como preparación para la visión propia. Un hombre que alcanzara la visión sin haberse preparado de esta manera, sería comparable a un niño que naciera con ojos y oídos pero sin cerebro. Se desplegaría ante este niño todo un mundo de colores y sonidos pero no sabría qué hacer con lo que percibe.

Lo que al hombre primero le era comprensible mediante su sentido de la verdad, su intelecto y su razón, llega a ser experiencia propia en esta etapa del discipulado; él posee ahora una conciencia directa de su Yo superior, y llega a comprender que este Yo superior se vincula con entidades espirituales más elevadas y forma un conjunto con ellas. Se da cuenta, pues, de que su yo inferior tiene su origen en un mundo superior, y se le revela el hecho de que su naturaleza superior sobrevive a la inferior. Así puede distinguir su naturaleza transitoria de lo imperecedero en sí mismo.

Esto significa que llega a comprender, por su propia experiencia, la verdad de la incorporación o encarnación del Yo superior en el inferior; ahora comprende claramente que él forma parte de un conjunto espiritual superior y que sus cualidades y su destino tienen su causa en esta correlación. Llega a conocer la ley de su vida, su karma. Comprende que su yo inferior, tal como configura su existencia en el presente, no es sino una de las formas que su ser superior puede adoptar.

Por consiguiente, ve ante sí la posibilidad de buscar su propio desarrollo desde su Yo superior, a fin de alcanzar grados de perfección cada vez más altos. También sabrá discernir las grandes diferencias que existen entre los hombres en cuanto a su grado de perfeccionamiento; verá que hay hombres superiores que ya han alcanzado los grados evolutivos que, para él, se hallan todavía en el porvenir. Comprende, además, que la sabiduría y los actos de tales hombres se originan en la inspiración de un mundo superior.

Este conocimiento lo debe a su primera mirada propia en ese mundo superior. Ahora empezarán a ser realidad para él los llamados "grandes iniciados de la humanidad".
Estos son los dones que le son concedidos al discípulo en esta fase de su desarrollo: íntimo conocimiento de su Yo superior; comprensión de la idea de la incorporación o encarnación de este Yo superior en el inferior, de la ley según la cual la vida en el mundo físico se regula de acuerdo con correlaciones espirituales, esto es, la ley del karma; y, finalmente, la captación de la existencia de grandes iniciados.

Del discípulo que ha alcanzado este grado evolutivo, se dice también que se le ha desvanecido toda duda. Su fe anterior, basada en la razón y el sano pensar, queda ahora reemplazada por el pleno saber y una comprensión que nada puede quebrantar.

Las religiones, en sus ceremonias, sacramentos y ritos, han creado imágenes exteriormente visibles de acontecimientos y seres espirituales superiores, las que sólo podrá desestimar el que aun no haya penetrado en las profundidades de las grandes religiones. Mas aquel que tenga la visión propia de la realidad espiritual comprenderá el gran significado de aquellos cultos exteriormente visibles. El mismo acto religioso se le convierte en imagen de su propia comunión con el mundo espiritual superior.

Hemos tratado de mostrar que, por el ascenso a este nivel, el discípulo se convierte realmente en un ser nuevo. Puede ahora, gracias a su progresiva madurez, alcanzar la facultad de dirigir, mediante las corrientes de su cuerpo etéreo, el verdadero elemento vital superior, y así independizarse en alto grado de su cuerpo físico.

 

Menú de este tema

Home