La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
EL MURCIÉLAGO Y LAS DOS COMADREJAS.

Cayó de cabeza un murciélago en el nido de una comadreja, y ésta enfadada desde mucho tiempo atrás con los ratones, corrió al instante a devorarlo.

¿Cómo te atreves -le dijo- a caer ante mis ojos, habiendo tratado tu raza de perjudicarme tanto? ¿Eres o no un ratón? ¡Contesta y pronto! Sí, o eres tú un ratón, o yo no soy comadreja.

¡Perdóname! -dijo el infeliz-. ¡Ese no es mi oficio! ¿Ratón yo? te han engañado unos malvados. Gracias al autor del Universo, pájaro soy: mira mis alas. ¡Viva el pueblo que surca los aires!

Plugieron a la comadreja estas razones, y el murciélago consiguió la libertad para escapar con vida.

Dos días después el aturdido fue a meterse ciegamente en el nido de otra comadreja, ésta de los pájaros enemiga. Iba ya esta señora con su largo hocico a triturarlo en calidad de pájaro, cuando el murciélago protestó indignado contra tal ofensa:

-¿Yo pasar por ave? ¡Tu no ves bien! ¿Qué distingue al pájaro? ¡Es su plumaje! Yo soy un ratón. ¡Vivan las ratas! ¡Confunda Júpiter a los gatos!

Gracias a la estratagema, por segunda vez el murciélago salvó su vida.

Muchos ha habido que cambiando de bandera, como el murciélago, se han burlado del peligro. El listo exclama según el viento: ¡Viva el rey!
 

 

Menú de este tema

Home