La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 


Meditación mántrica

Además de la respiración, algunos niños se lo pasan muy bien meditando con un mantra. Un mantra no es sino una palabra o una frase corta que constituye el centro de atención de la meditación.

Para los niños cuyas mentes están extremadamente saturadas, un mantra puede ser la forma más rápida de alejarse de los pensamientos. El mantra puede ser algo que llame mucho la atención del niño. Si la meditación se realiza en un contexto cristiano o religioso en general, puede estar relacionado con Dios, como por ejemplo: "soy un hijo de Dios", y en un contexto secular, el mantra podría ser: "estoy en paz", "puedo ser feliz" o "creo en mí mismo". Como alternativa, también se puede emplear cualquier afirmación positiva. Lo importante es que los niños se sientan a gusto con los mantras. Puede que
deseen compartirlo con los demás o que prefieran mantenerlo en secreto. Eso es algo que sólo ellos deben decidir.

Existen varias técnicas para utilizar un mantra, aunque la más sencilla y, al mismo tiempo, una de las mejores, consiste en repetirlo sólo al expulsar el aire, mientras que al inspirar, se observa metafóricamente el "espacio" vacío que ha dejado el mantra al salir. Al principio, es aconsejable repetir el mantra en voz alta, aunque muy suave, lo suficiente para poder oírnos, ya que ayuda a introducirlo en la mente, aunque esto no es posible si está trabajando con un grupo. Sin embargo, anima a los niños a repetir el mantra suavemente para sí mismos cuando estén solos. Recuérdales qu mientras usan el mantra tienen que seguir siendo conscientes de su respiración, a pesar de que, ahora, el foco de atención ha pasado de la sensación del aire al entrar y salir por la nariz a la consciencia del sonido del mantra durante la suave exhalación de la respiración.

Según algunas de las tradiciones espirituales más importantes, cuando se domina la meditación con un mantra, éste se sigue repitiendo a sí mismo (como un eco) por debajo del nivel de la consciencia, es decir, en el subconsciente, aun cuando el meditador no piense en ello. En este caso, su efecto es doblemente poderoso.

 

 

 

Menú de este tema

Home