La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
EL LOBO Y EL PERRO.

Estaba un pobre lobo con la piel en los huesos gracias a la excelente guarda de los perros. Y topó con un dogo fuerte y hermoso, gordo y lucido, sin querer extraviado. Ir por él y destrozarlo, don Lobo lo hubiera hecho; pero el can era de talla para no entregarse sin combate. Le aborda, pues, muy humilde; habla con él y le felicita por su buen estado, diciéndole que le admira.

-En vuestras manos está, señor don Lobo -le replicó el perro- veros como yo tan gordo. Dejad los bosques, donde vosotros vivís miserables, famélicos y pordioseros, sin otro fin que el de morir de hambre. Nada tenéis seguro, ni bocado que tragar tranquilos. Seguidme y gozaréis de dorada suerte.

-¿Qué debo hacer para ello ? -preguntóle el lobo.

-Poca cosa -dijo el perro-: dar caza a los mendigos, adular a los de casa y complacer al amo para ganar como salario los sabrosos restos: huesos de pollo y pichones, sin hablar de mil caricias.

Ya imagina el lobo una dicha que le enternece. Mas ve por el camino el cuello desolado de su compañero.

-¿Qué es eso? -le pregunta-. No es nada -le responde-. ¿Nada? -Poca cosa.

-Pero ¿el qué? -Tal vez la argolla con que me atan. -¿Atado? -exclama el lobo-. ¿No puedes correr entonces por donde quieras?

-No siempre; pero ¿qué importa?

-Importa, sí; de tal manera, que a ese precio no quisiera ni aun un tesoro.

Dicho lo cual desapareció don Lobo, y todavía corre .
 

 

Menú de este tema

Home