La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
EL LOBO Y EL CORDERO.

Siempre razón del fuerte fue importante, como vamos a ver en un instante.

Apagaba su sed un corderillo en la corriente de una onda cristalina. Llegó en esto un lobo hambriento en busca de aventura.

-¿Quién te hizo tan osado-dijo furioso este animal-que te atreves a estorbarme? ¡Por tu atrevimiento vas a ser castigado!

-Señor-respondió el cordero-, no se enfade vuestra majestad: iré muy a gusto a apagar mi sed en la corriente veinte pasos más abajo, y así no podré estorbarle cuando beba.

-Pues sí me estorbas -repuso el cruel animal-; y sé además que el año pasado hablabas mal de mí.

-¿Como es posible, si aún no había nacido? -contestó el cordero-. ¡Todavía mamo la teta de mi madre!

-Pues si no eres tú, entonces es tu hermano.

-No tengo ninguno.

-Entonces es alguno de los de tu calaña y da lo mismo, porque todos vosotros, vuestros pastores y vuestros perros, no me perdonáis. ¡Me lo han dicho y tengo que vengarme!

Y añadiendo el dicho al hecho, llevóse el lobo al corderillo a lo profundo del bosque, devorándole allí sin más explicaciones.
 

 

Menú de este tema

Home