La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

EL FINAL DE LA ADOLESCENCIA

El período comprendido entre los quince y dieciocho años constituye la etapa final de la transición de la adolescencia a la edad adulta. Aunque aún están limitados por su inadecuada e insuficiente experiencia del mundo que les rodea, los chicos ya son, en muchos aspectos, física e intelectualmente iguales a sus padres y profesores. Necesitan entender las cosas que hacen y darse cuenta de que son valiosos, no sólo ahora, sino también para el futuro. Para que su interés por la meditación no sea pasajero, hay que ayudarles a considerarlo como un conocimiento práctico que les puede ser útil durante toda su vida, como algo que les ayudará a ser más eficientes y más equilibrados; en una palabra: seres humanos sanos. A menudo es más difícil introducir la teoría y la práctica de la meditación a los chicos de este grupo de edad que a todos los demás. Tienden a ser críticos por naturaleza con todo lo que los adultos tratan de enseñarles, y prefieren ver y decidir por sí mismos las actividades que desean realizar.

A los niños les gusta triunfar cualquiera que sea su edad, de manera que no sirve de nada intentar enseñarles a través del error. Por el contrario, hay que optar por un método pedagógico basado en el éxito. Se trata de encontrar aquel nivel en el que los niños puedan hacer las cosas correctamente, y a partir de ahí, ir avanzando a la velocidad adecuada. Si fracasan en algo que quieren, dependiendo siempre de su temperamento y educación, o se recriminarán a sí mismos la falta de habilidad o se negarán de plano a continuar. Para evitarlo, conviene trabajar al nivel apropiado. Dos o tres minutos de meditación eficaz y agradable vale muchísimo más que el doble o el triple de tiempo perdido en frustración y aburrimiento. En realidad, en meditación nadie tiene por qué fracasar, ya que es un estado natural de la mente, el estado al que se regresa automáticamente cuando dejamos de bombardearla con una cháchara mental.

No hay que consentir bajo ninguna circunstancia que los niños tengan un mal comienzo a la hora de experimentar ese estado natural y gozoso.

 

 

 

Menú de este tema

Home