La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA ESENCIA

Lo que hace bello y adorable a todo niño recién nacido es su Esencia, y ésta constituye en sí misma su verdadera realidad.

El normal desarrollo de la Esencia en toda criatura es realmente muy pequeño, incipiente. El cuerpo humano crece y se desarrolla de acuerdo con las leyes biológicas de la especie. Sin embargo, estas posibilidades naturales resultan por sí mismas muy limitadas para la Esencia.

La Esencia sólo puede crecer por sí misma, sin ayuda, en pequeñísimo grado. El crecimiento espontáneo y natural de la Esencia sólo es posible durante los primeros tres, cuatro y cinco años de edad, es decir, en la primera etapa de la vida del ser humano. La gente piensa que el crecimiento y desarrollo de la Esencia se realiza siempre en forma continua, de acuerdo con la mecánica de la evolución, pero esto no ocurre así.

Con el fin de que la Esencia crezca más, algo muy especial debe suceder, algo nuevo hay que realizar. Nos referimos al trabajo espiritual. El desarrollo de la Esencia únicamente es posible a base de trabajos concientes y padecimientos voluntarios. Es necesario comprender que estos trabajos no se refieren a cuestiones de profesión, bancos, carpintería, albañilería, arreglo de líneas férreas o asuntos de oficina. Este trabajo es para toda persona que ha desarrollado la personalidad; se trata de algo psicológico.

Todos nosotros sabemos que tenemos dentro de nosotros mismos eso que se llama ego, yo, mi mismo, si mismo. Desgraciadamente, la Esencia se encuentra embotellada, enfrascada, dentro del ego, y esto es lamentable. Disolver el yo psicológico, desintegrar sus elementos indeseables, es urgente, inaplazable, impostergable... este es el sentido del trabajo espiritual.

Nunca podríamos libertar la Esencia sin desintegrar previamente el yo Psicológico. En la Esencia se encuentra el fundamento para realizar la verdadera Religión, el Buda, el Cristo, la Sabiduría, las partículas de dolor de nuestro Padre que está en los Cielos y el conocimiento que necesitamos para la autorrealización íntima del Ser. Nadie podría aniquilar el YO Psicológico sin eliminar previamente los elementos inhumanos y brutales que llevamos dentro.

Necesitamos reducir a cenizas la crueldad monstruosa de estos tiempos; la envidia que ha venido a convertirse en el resorte secreto de la acción; la codicia que ha vuelto la vida tan amarga; la maledicencia; la calumnia que tantas tragedias origina; la adicción a las drogas y al alcohol, la lujuria etc. A medida que todas esas abominaciones se van reduciendo a polvareda cósmica, la Esencia además de emanciparse crecerá y se desarrollará armoniosamente.

Cuando el YO Psicológico ha muerto, resplandece en nosotros la Esencia. La Esencia libre nos confiere belleza íntima; de tal belleza emanan la felicidad perfecta y el verdadero Amor. La Esencia posee múltiples sentidos de perfección y extraordinarios poderes naturales.

Cuando morimos en nosotros mismos, cuando disolvemos el YO Psicológico, gozamos de los preciosos sentidos y poderes de la Esencia.

 

 

Menú de este tema

Home