La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
Ejercicio: atención a la respiración


Respiramos mucho mejor cuando el cuerpo está erguido que cuando está en una posición más o menos encorvada. Pues bien, ha llegado el momento de enseñar a los niños a adoptar una postura correcta de meditación, tanto si están sentados en una silla como en el suelo y con las piernas cruzadas. A los más pequeños les resulta muy fácil colocarse en la llamada posición del loto, es decir, apoyando cada pie sobre el muslo opuesto, y si lo practican desde ahora, esa elasticidad les durará toda la vida. Sin embargo, para estar cómodos durante un determinado período de tiempo, deben sentarse sobre un cojín duro, que levante las nalgas del suelo entre siete y diez centímetros, dependiendo de la longitud de las piernas.

Repíteles todas las veces que haga falta que la espalda debe estar recta y la cabeza erguida, con los ojos mirando ligeramente hacia abajo. Los hombros tienen que tirar hacia atrás, aunque sin forzar la posición. Ésta es una de las posturas más naturales para el cuerpo. Al principio, los ojos deben estar cerrados, para evitar las distracciones, y las manos apoyadas en el regazo, con las puntas de los dedos en ligero contacto. Luego, dirige la meditación del modo siguiente:

Concentraos en vuestra respiración, en la sensación de frescura que sentís en la nariz al aspirar y en la sensación de calidez al expulsar el aire. No dejéis que vuestra atención siga la respiración hasta los pulmones. Imaginaos que sois un centinela y que estáis haciendo guardia en este punto, observando detenidamente a cualquiera que entra o sale por las puertas de la ciudad. Si los pensamientos intentan cruzarse en el camino, tratadlos como si fueran simples ciudadanos que quieren distraeros, y no les prestéis la menor atención.


Si los niños ya saben contar, les puede ayudar un poco más a concentrarse pidiéndoles que cuenten "uno", en la primera aspiración y respiración, luego "dos" en la segunda, y así sucesivamente hasta diez. Al llegar a diez, deberían volver atrás hasta el uno y reiniciar la secuencia. Cada vez que se pierdan en el recuento, volverán al uno.

 

 

 

Menú de este tema

Home