La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


Demencia y depresión.

Hasta un 50% de los pacientes con demencia pueden informar de síntomas de depresión intermitentes y entre un 20 y un 30% de ellos puede presentar un cuadro de depresión mayor.

A pesar de las dificultades para distinguir la pseudodemencia (que es un deterioro cognitivo asociado a una depresión) de una verdadera demencia, se pueden presentar ciertos hechos clínicos que pueden ayudar en su reconocimiento.

En la demencia, sobresalen los síntomas relacionados con problemas cognitivos que incluyen deterioro en la memoria a corto y a largo plazo y, al menos, alguno de los siguientes trastornos cognitivos: problemas de lenguaje (afasia), incapacidad para llevar a cabo actividades motoras secuenciadas (apraxia), fallo en el reconocimiento de objetos familiares (agnosia) y problemas en las funciones cognitivas superiores (en el pensamiento abstracto, en la planificación y en la organización).

En la depresión, el principio del deterioro cognitivo es normalmente rápido y de corta duración. El estado de ánimo deprimido es prominente y los pacientes enfatizarán y se quejarán de su disfunción cognitiva en vez de intentar disimularla. Las ejecuciones cognitivas fluctúan a lo largo del tiempo según aparecen los síntomas de depresión, mientras que los problemas en la demencia son más constantes. Los pacientes con demencia deprimidos cuando son tratados con antidepresivos no mejoran en su funcionamiento cognitivo y sí lo hacen en los síntomas afectivos.

 

Menú de este tema

Home