La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
De cinco a ocho años.

Los niños de esta edad poseen una gran carga de pensamiento abstracto, y necesitan que todo se relacione, de algún modo, con las experiencias prácticas que ya han tenido en la vida, es decir, con las cosas que han visto, oído y tocado. Su capacidad imaginativa es extraordinaria, aunque no se extiende más allá de las experiencias prácticas. Sin embargo, comparado con lo que sucedía hace unos cuantos años, la televisión y los vídeos han ampliado sustancialmente ese acerbo experimental, y la extensa gama de estímulos y de ejemplos que se pueden utilizar en los ejercicios de meditación es más que suficiente.

El segundo aspecto que hay que recordar sobre este grupo de edad consiste en la pasión que muestran los niños por los cuentos, las rimas y las canciones. Unos sencillos ejercicios tales como leer un cuento en voz alta o cantar una canción todos juntos, y luego pedirles que cierren los ojos y que imaginen los personajes y las acciones que acaban de oír constituyen una valiosa preparación para la meditación. También ayudan a prolongar la atención de los niños y a desarrollar su interés, cuestiones que analizaremos en profundidad más adelante.
 

 

 

Menú de este tema

Home