La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Una conspiración contra la alternativa natural
 

Es un hecho que hoy día, los métodos naturales de la regulación de la natalidad alcanzan una seguridad igual y hasta superior que muchos de los métodos artificiales. Sin duda alguna, el desconocimiento es el mayor enemigo de los métodos naturales. El trabajo a favor de los métodos naturales es el trabajo por la información.

Mundialmente, de las mujeres casadas que están usando alguna forma de planificación familiar, aproximadamente el 15% declara estar usando una forma de abstinencia periódica. Sin embargo sólo un porcentaje muy bajo de estas parejas está en realidad usando su método natural correctamente.

Desde 1953, cuando el Dr. Billings inició sus investigaciones sobre el moco cervical, hasta nuestros días, ha habido grandes avances en el conocimiento de la fisiología femenina y de sus ciclos. Ya en el año 1972 la OMS (Organización Mundial de la Salud) organizó el primer programa multicéntrico, para evaluar la facilidad del aprendizaje y la eficacia de los Métodos Naturales, otorgándoles una eficacia del 98'5%. Desde esa fecha los avances no han hecho sino consolidarse. Las Conferencias Mundiales de la Población han recogido estos datos de la OMS y, consecuentemente, han recomendado a los gobiernos e instituciones pertinentes el apoyo y promoción de los Métodos Naturales de la Planificación Familiar (recomendación nº 26 de la Conferencia Mundial de México, artículo de la Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín). Pero todo esto ha quedado en la letra pequeña, sin trascender en absoluto a la opinión pública. Es más, a buen seguro, muchos lectores se estarán extrañando de que la Planificación Familiar Natural haya recibido estas recomendaciones de organismos tan autorizados, siendo así que en muchos programas de educación sexual a los que hemos tenido acceso, se da por supuesta la inseguridad de estos métodos.

Mientras que en nuestra sociedad estamos al tanto del último avance informático y así, por ejemplo, todos sabemos de las posibilidades de las Autopistas de la Información, aunque no las hayamos utilizado, resulta que cuando se habla de Métodos Naturales, lo más cercano que nos viene a la mente es Ogino. ¿Cómo explicar este desconocimiento? Demasiado sorprendente como para considerarlo fruto de un "inocente descuido".

Si los métodos naturales son tan fáciles, efectivos y sencillos, ¿cómo es posible que resulte desconocido para la gran mayoría de las mujeres? La respuesta es muy fácil, detrás de todos los métodos anticonceptivos químicos y mecánicos están intereses económicos muy importantes. Si las mujeres conocieran sus cuerpos y los signos naturales de fertilidad, las empresas farmacéuticas y los laboratorios internacionales perderían mucho dinero. Justamente por eso, cuando en los medios de comunicación se mencionan los métodos de control natal, ignoran casi siempre la alternativa natural. Cuando llegan a mencionarla, se refieren a los métodos del ritmo y de la temperatura, ya pasados de moda. Rara vez mencionan o muestran interés en el método natural más avanzado y más ampliamente utilizado, el Método de la Ovulación.

Existe una complicidad por parte de unos vastos intereses económicos, a los que les interesa mantener y hasta promover este desconocimiento de los Métodos Naturales. De esta forma, excluida la alternativa natural, estas entidades (estas “personas”) se pueden entregar con más tranquilidad a sus maquinaciones y excesos.

Mientras que muchas empresas de la contracepción están utilizando sin escrúpulos a la mujer del Tercer Mundo como laboratorio de pruebas para sus experimentos, entre nosotros, se minimiza y hasta se oculta los efectos secundarios que esas sustancias anticonceptivas químicas producen en el organismo.

Esta "conspiración del desconocimiento" en torno a los métodos naturales alcanza incluso a la misma ginecología. Existen estudios que demuestran la ignorancia que sobre este tema tienen los ginecólogos.

La situación de arrinconamiento de la planificación familiar natural es especialmente hiriente. A los argumentos de efectividad que antes hemos explicado, y que están reconocidos por la OMS y demás organismos oficiales, se añaden otras razones, como las referentes al ahorro de recursos públicos, o razones de sensibilidad ético-ecológica. Todos estos motivos revelan la necesidad de conocer los ciclos personales de fertilidad, para vivir en equilibrio con ellos, y no enfrentarse medicamentalmente a la fertilidad, como si de una enfermedad se tratase.

A pesar de la conspiración que hay en contra de la planificación familiar natural, millones de personas alrededor del mundo usan métodos naturales, y millones más lo harían si los métodos naturales estuvieran a su disposición.

 

 

Menú de este tema

Home