La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Experiencia directa del poder del alma

En primer lugar, la irresponsabilidad, la “victimitas” y el sentimiento de impotencia se sustituyen por el poder de creación del alma y por la auténtica responsabilidad. El contacto con el alma nos hace saber que somos nosotros quienes estamos en el origen de nuestro destino. Esto da un nuevo sentido a nuestra vida (a nuestras numerosas vidas), cualesquiera que hayan sido los azares de ese destino. A causa de todo un pasado de sufrimientos, el inconsciente colectivo de la humanidad está cargado con un fuerte sentimiento de impotencia. Podemos sanar de las heridas del pasado entrando en contacto con el poder creador del alma.
 

El regalo más hermoso que
podemos hacer a los demás es
ayudarlos a encontrar su propio
poder.

En segundo lugar, la experiencia de la potencia del alma, sencilla, sólida, inquebrantable, es beneficiosa para todos y hace inútil la búsqueda de un poder personal externo y también la resistencia al poder de los demás. La búsqueda del poder externo es uno de los principales problemas que hoy tiene la humanidad. Con relación al ego, se utiliza con fines personales, egoístas, separadores y, por lo tanto, destructores. El ser humano ha estado desde siempre en lucha constante para obtener poder externo, como muestra la historia de la humanidad. Pero uno deja de luchar en cuanto entra en contacto con su alma, porque, en ese momento, ha encontrado su auténtico poder. Ya no tiene interés en dominar a las demás personas; lo que posee en su interior lo llena de tal modo que no necesita nada más. Por otro lado, como la búsqueda del poder por el ego está basada en el miedo, al desaparecer éste, desaparece igualmente la necesidad de dominar a los demás. La experiencia del propio poder procura libertad y deja libres a los demás. ¿Qué hacer con ese poder? Utilizarlo con amor y respeto para crear belleza y bien, para servir, para colaborar. Utilizar el propio poder para dar poder a los demás, para que también ellos puedan crear más belleza y bien.

 

 

Menú de este tema

Home