La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Equilibrio, atención, control emocional

Cuando está activo el mecanismo mental-emocional del ego, uno no controla el proceso del pensamiento y está sometido a una actividad desordenada e ineficaz de la mente. Pero, cuando ese mecanismo está dominado, se tiene acceso a la capacidad de atención de la mente superior. Eso proporciona un gran equilibrio ante cualquier circunstancia de la vida, y permite afrontar las situaciones con calma, con objetividad, con eficacia y autenticidad.

Krishnamurti, que a lo largo de toda su obra ha estado denunciando siempre la dinámica de la mente inferior, insiste mucho en ese estado de atención en el que uno ya no tiene miedo ni está en tensión, en el que ya no presenta resistencia, y está disponible y abierto, ese estado en el que la mente inferior, ya silenciosa, deja sitio a la percepción justa y exacta de lo que es.

Si sois plenamente conscientes, si tenéis una atención total cuando miráis algo, os daréis cuenta de que su transformación es radical; y esa atención total es el bien.

Esa atención es muy distinta de la del ego, que quema energía y agota a la persona. La atención del alma es relajada, suave y serena, muchísimo más eficaz. Ese estado especial de atención es bien conocido por las tradiciones espirituales. Podemos hablar de ello como de un estado que corresponde al aWu-Nien" de los maestros del Ch'an chino: el estado de atención sin pensamiento, en el que se abren las Puertas del Corazón y revelan la "Ananda Cósmica", estado de amor supremo y de felicidad.

 

 

Menú de este tema

Home