La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Utilización de la mente inferior automática I.

Ya sabemos hasta qué punto la utilización de la mente inferior deforma nuestra percepción de la realidad. Ahora deseariamos precisar uno de sus mecanismos principales: el fenómeno del deseo, pues es en ese aspecto en el que tendremos que trabajar en particular para tener acceso a la mente superior.

 

I. El mecanismo de los deseos y de las falsas necesidades procedente de la construcción de los sistemas de defensa.

 

Cuando podamos ver todas las cosas como son, y no como nosotros deseamos que sean, entonces no tendremos decepciones y rara vez nos entristeceremos. 

El iniciado

 

Durante una experiencia no integrada, no asimilada, la mente inferior construye un conjunto de reacciones de defensa automáticas para intentar evitar el sufrimiento en situaciones futuras más o menos semejantes. A lo largo del estudio de las estructuras del carácter se pueden observar cuáles son los principales sistemas de defensa que el ser humano lleva en sí.

Todos ellos tienen el mismo funcionamiento básico, un funcionamiento rudimentario.

Tomemos un ejemplo sencillo:

En una vida pasada, Betty era hijo de un señor de la Edad Media. A pesar de su poca edad, le enseñan a montara caballo. Como le gusta mucho, un día, estando ausente su instructor, decide ir a dar una vuelta él solo. Al salir de las caballerizas, todo va bien. Se aventura un poco más lejos por el campo y, como le agrada mucho el paseo, decide acelerar un poco el paso; así que espolea al caballo, que empieza a galopar cada vez más aprisa. Al principio lo encuentra muy divertido, pero enseguida se da cuenta de que no sabe qué ha de hacer para refrenarlo. El caballo va a galope tendido, y el niño empieza a tener miedo. El miedo se transforma en pánico cuando llega a un puente, que una gran carreta está atravesando lentamente ocupándolo de parte a parte. El niño es incapaz de dominar al caballo, que se encabrita. Descabalga al niño bruscamente y lo lanza por encima del puente; y cae en el desfiladero, muy malherido. Alguien acude en su socorro y lo lleva al castillo, donde muere en medio de grandes sufrimientos.

En la vida presente, Betty tiene horror a los puentes. Evita utilizarlos en lo posible, aunque tenga que dar grandes rodeos. Cada vez que ha de atravesar un puente, se siente muy mal, muy angustiada, y desea llegar rápidamente al otro lado.

Al vivir aquella experiencia, se grabó en ella una memoria activa. Se registró el puente y, además, una conclusión: los puentes son peligrosos. Una conclusión elemental, primaria si se quiere, pero es así como funciona el inconsciente.

 

La dinámica del deseo

 

Los sistemas de defensa crean falsas necesidades y el fenómeno del llamado deseo, que no es más que el apego al placer de ver colmadas esas «necesidades». El término «deseo» incluye los deseos conscientes y también los inconscientes (por cierto, más intensos y mucho más activos), y abarca no sólo lo que entendemos en lenguaje normal como deseo, es decir, lo apetecible, sino también las repulsiones, aversiones, resistencias, miedos, etc.; o sea, todas las tensiones de la mente inferior que empujan al cuerpo emocional del ser humano a comportarse de una forma determinada. No olvidemos que el cuerpo emocional (Llamado, no sin razón, el cuerpo del deseo en algunas tradiciones esotéricas) es el que da la energía para actuar (el caballo sirve para avanzar), mientras que el cuerpo mental da al deseo la dirección.

Algunos ejemplos que ilustran esta dinámica: Julie «desea» entrar en relación con hombres guapos, rubios y con ojos azules, pero el deseo está basado en una memoria y no en la realidad objetiva del momento presente; a Benoit le da horror hablar en público, Jacques detesta los espaguetis, Amélie es una apasionada de la astronomía, Michéle necesita que aprecien su valía personal, a Mariette no le gustan los hombres...

Los ejemplos de las estructuras del carácter muestran el mismo funcionamiento: a Fierre (oral) le encantan los bombones, Marc (oral) necesita un empleo seguro, Sophie (maso) necesita que se ocupen de ella constantemente, Paul (maso) sueña con tener una casita a donde nunca vaya nadie a molestarlo, y detesta la autoridad, Yves (psicópata) desea la gloria, Marie-Anne (psicópata) necesita sentirse amada.

El ser humano tiene necesidades verdaderas, es cierto: necesidad de alimento, de seguridad, de relaciones, de apoyo, etc. Pero cuando se está atrapado en el mecanismo de la mente inferior, esas necesidades reales se deforman y se utilizan de tal modo que los deseos a los que dan lugar acaban siendo opuestos a las verdaderas necesidades de partida. Por ejemplo, la estructura psicópata utiliza el sano deseo de superación de sí mismo para potenciar el ego; el esquizo utiliza el verdadero contacto con las energías espirituales para huir; el oral utiliza la necesidad natural de alimento físico para satisfacer su necesidad de llenarse constantemente de algo; y así sucesivamente.

 

A menudo lo que tememos

es muchísimo menos peligroso que lo que deseamos.

Anónimo

Cuando percibimos la realidad a partir de la mente inferior, todas nuestras preferencias, aversiones, atracciones, etc., todas las decisiones que tomamos son sólo expresión del mecanismo del ordenador. Deseamos ciertas cosas y detestamos otras debido a la carga emocional que existe en las memorias que tenemos acumuladas en el inconsciente, no en función de lo que está en armonía con nuestra verdadera naturaleza.

Por eso, cualquier manipulador suficientemente hábil, puede motivar a las masas inconscientes y hacerlas hacer lo que quiera.

De modo que, si queremos que la humanidad recobre su verdadera libertad, es urgente conseguir que despierte su consciencia.

  

Cuando la consciencia está atrapada en el mecanismo de la mente

inferior, el ser humano sólo está motivado por falsas necesidades y por

deseos automáticos procedentes de esas falsas necesidades. 

 

 

Menú de este tema

Home