La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La meditación

Desde hace miles de años, en el curso de los cuales el ser humano no ha cesado de buscar el contacto con su alma, los maestros espirituales nos han enseñado el arte de la meditación. Efectivamente, puede ser un medio directo de entrar en contacto con la luz del alma y hacerla descender a la personalidad.

En la actualidad son muchas las personas que meditan, y eso contribuye a elevar el nivel de consciencia de la humanidad. Éste es un tema de importancia primordial –que se encuentra desarrollado en el apartado de “Autoayuda” en este misma Web- y es muy importante conocerlo mencono para integrarlo en la perspectiva de este estudio.

Lo mismo que ocurre con todo lo demás, los resultados que se obtengan de la meditación dependerán, ante todo, de la pureza de intención y del contexto en el que se realice. Meditar no quiere decir nada en sí mismo. Todo depende de la razón por la que se medite; y después, sólo después, de la técnica utilizada. Además, sólo resultará eficaz si llega en cuarto lugar, como hemos visto anteriormente, es decir, si se apoya sólidamente sobre las tres columnas básicas ya indicadas, a saber: en primer lugar, la formación del carácter (o sea, un dominio suficiente de la personalidad adquirido a través del conocimiento de uno mismo); en segundo lugar, la motivación justa, y, por último, el servicio.

Si el contenido de este espacio ha ayudado a clarificar la dinámica interna del ser humano, también debería servir para construir una buena base para la práctica de la meditación. Si la base no es muy sólida, la meditación puede quedar en una forma más de alimentar el ego y permanecer en el valle de la ilusión. Pero si se han integrado bien los tres elementos básicos, entonces se tienen unos cimientos sólidos para la morada interior que se quiere construir, y, en ese caso, la meditación, bajo cualquiera de sus formas, tiene toda su razón de ser.

 

 

Menú de este tema

Home