La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

El mecanismo de la mente inferior abandonada a sí misma IV

4. LOS SISTEMAS DE DEFENSA

El ejemplo de Robert que hemos visto en el espacio anterior es relativamente sencillo. En realidad, las cosas son más complejas. Durante una experiencia no integrada con formación de una memoria activa, no sólo se registran las condiciones de la experiencia propiamente dicha, sino que el mecanismo de la mente inferior generaliza y saca conclusiones para no volver a correr ningún riesgo. Se inscriben entonces en él unas decisiones, generales y muy elementales, que lo protegerán en el futuro ante situaciones que él interpretará como análogas.

Así es como se crean en el ordenador algunos automatismos de respuesta, miedos, «necesidades», deseos, atracciones, repulsiones, etc., que no son más que sistemas de defensa construidos en situaciones pasadas para evitar la repetición del sufrimiento. Son sistemas primarios, por supuesto, muy elementales, inadecuados y limitadores, pero la mente inferior, desconectada de la sabiduría del Ser, es lo mejor que puede hacer. El ordenador se construye así una especie de falso conocimiento, de falsa sabiduría, que constituye en la práctica su sistema de defensa y su modo de aprehender la vida.

Volvamos al ejemplo también anterior de Mariette. Cuando fue agredida, su mente inferior registró una memoria activa. A partir de ese momento, y durante el resto de su vida adulta, si no hace nada para desactivar esa memoria, su actitud frente a la sexualidad se verá fuertemente afectada. Inconscientemente, y de forma automática, asociará la experiencia sexual al trauma pasado. Cualquier persona del sexo masculino que trate de intimar demasiado con ella será relacionada inconscientemente con su primo. Para evitar el sufrimiento pasado, el ordenador construye diversos sistemas de defensa. Si, por ejemplo, sobreviene un problema de peso, no es por casualidad. El inconsciente sabe lo que hace: «Si estoy gorda, seré menos atractiva, y correré menos riesgo de ser agredida». Se ha puesto en marcha un sistema de defensa, un mecanismo cuyo objetivo es tratar de limitar la actividad sexual por todos los medios porque, en su memoria, sexualidad equivale a sufrimiento. Y, para asegurar esa seudoprotección, utilizará todos los medios a su alcance tanto físicos como emocionales, como frigidez, incapacidad de mantener una relación estable con un hombre, cambios de humor, miedo, etc., y tendrá unos comportamientos y tomará unas decisiones que le impedirán vivir la sexualidad con naturalidad y libertad.

Podríamos poner otro ejemplo, el de Benoît, hundido tras haber leído su poema en clase:

Al llegar a la edad adulta, Benoît encontró un empleo interesante. Al cabo de varios años, gracias a su competencia y a la calidad de su trabajo, fue ascendido a un puesto de gran responsabilidad, Que, para colmo de males, suponía que tenía que hablar con bastante frecuencia a diversos grupos de clientes. En cada uno de esos encuentros, Benoît vivía un auténtico suplicio. Incluso pensó en dimitir, aunque aquel puesto le convenía mucho. Su sistema de defensa le prohibía arriesgarse a hablar en público, aunque razonablemente tuviera competencia para hacerlo. Un trabajo específico sobre la consciencia para desactivar esa memoria le permitió encontrar de nuevo su natural potencial de expresión.

A los sencillos relatos precedentes, podría añadir otros miles de los que hemos sido testigos en la práctica de nuestra profesión. Provienen de personas normales, que actúan en la vida corriente como todo el mundo. Es cierto que, a veces, esos choques emocionales pueden llevar a comportamientos irracionales y aberrantes, hasta el punto de paralizar a la persona. Pero, en general, los comportamientos inadecuados de los que hablamos no nos impiden llevar una vida normal. Sin embargo, nos hacen tener un sinfín de dificultades: relaciones difíciles, baja energía, creatividad limitada, fracasos, decisiones desastrosas, miedos de todo tipo, estrés, ansiedad, cólera, depresiones, hiperactividad, problemas de salud, etc., dificultades que arruinan la calidad de nuestra vida.

Alguna que otra vez, todos nos hemos dicho: «No sé por qué he actuado así, ha sido más fuerte que yo», o «No he podido hacer otra cosa». Esas palabras son el reconocimiento implícito de que ha sido el inconsciente el que ha tomado el mando. Pero la mayor parte del tiempo ni siquiera nos damos cuenta de que actuamos de manera inadecuada. Creemos que percibimos las cosas tal como son, y nos fiamos plenamente de nuestra percepción, de lo que hemos sentido. Pero ¿de dónde procede nuestra percepción, o lo que hemos sentido? No se nos ocurre ponerlo en entredicho, y, sin embargo, es lo que hace que perdamos el control de nuestra vida.

Encontramos aquí el concepto de defensa tal como lo define el Diccionario del psicoanálisis. Desde el punto de vista, del psicoanálisis, una defensa, se define como:

1) una operación de preservación y de protección contra la irrupción interna o externa de fuerzas, situaciones o representaciones que amenazarían la integridad de la personalidad (física y psíquica); procede mediante el refuerzo de mecanismos adquiridos y de disolución de los elementos extraños amenazadores;

2) un mecanismo que responde a una economía de conservación: si la amenaza reside sobre todo en las agresiones que vienen del exterior (impulsos, representaciones, etc.) el mecanismo de defensa del yo trata fundamentalmente de encontrar los medios que reduzcan las tensiones;

3) una actividad en la cual participan el yo y el superyó, y que, como tal, puede ser al mismo tiempo consciente e inconsciente: se dice que cada uno de ellos posee medios de defensa que le son propios y que funcionan en general como reacciones personales parcialmente conscientes (por ejemplo, el que suele dormirse regularmente en determinadas circunstancias; o el que encuentra una derivación defensiva a su angustia en el trabajo o en el juego, etc.)...

Hemos escogido aquí unos ejemplos que databan de la infancia porque es en esa época cuando se recrean casi todos los registros que condicionan posteriormente la vida adulta. Veremos más adelante por qué decimos aquí «se recrean» y no «se crean». En realidad, la infancia no es más que una actualización de memorias que provienen de mucho más lejos. Precisaremos este punto en el próximo espacio. Para ilustrar el funcionamiento de la mente inferior, por ahora nos basta considerar lo que ocurre en la infancia. Después ampliaremos fácilmente la perspectiva.

En efecto, durante la primera infancia es cuando el ser humano comienza a experimentar la vida física y de relación, suponiendo que su mente inferior no esté marcada por ninguna memoria en el momento del nacimiento. Como ya sabemos, es la época en la que se graban mayor número de memorias activas. Cada vez que el niño se siente frustrado, o poco amado, o reprimido, o no respetado, o rechazado, o no reconocido, o que se ve obligado a ser el mejor, o simplemente a hacer cosas que no tiene ningunas ganas de hacer, tanto si la situación es real como si él la percibe como
tal, almacena en su inconsciente una memoria activa. Al cabo de cierto tiempo, todo lo que se presenta de nuevo en la vida se parece de cerca o de lejos a algo que ya se ha vivido. Después de los 4 o 5 años, aproximadamente, el niño, el adulto después, si no aprende a controlar y a desactivar ese mecanismo, no hará más que representar de nuevo inconscientemente una y otra vez escenarios del pasado, activando constantemente sus sistemas de defensa a fin de protegerse. En la segunda parte de este espacio web tendremos ocasión de estudiar más a fondo los sistemas de defensa fundamentales que condicionan la consciencia de la mayor parte de los seres humanos actuales.


El hombre robot

Lo peor de todo esto es que no nos damos cuenta de que la mente inferior coloca un tupido velo entre nosotros y la realidad; en consecuencia reaccionamos de forma automática ante una realidad falsa.

La mente interior hace que perdamos creatividad y libertad. Cuando es ella la que dirige nuestra vida, no somos más que robots programados de antemano.


Creemos sinceramente que reaccionamos ante la situación presente, porque la mente inferior paraliza la consciencia. Incluso el más brillante intelecto puede verse atrapado por ese mecanismo; aunque, eso sí, tendrá argumentos más brillantes para justificar «lógicamente» sus acciones, que no por eso estarán menos determinadas por el mecanismo inconsciente.

No sólo esos mecanismos nos hacen estar ciegos, ser ineficaces y vivir prisioneros de automatismos, sino que, además, nos hacen manipulables por cualquier fuerza exterior. Porque un robot no tiene poder, ni libertad; basta estudiar el manual de instrucciones para estar en condiciones de manipularlo con facilidad. Si alguien tiene la habilidad, consciente o intuitiva, de darse cuenta de algunas de nuestras programaciones automáticas, puede accionarlas sin dificultad. Es como si nos paseáramos por el mundo provistos de un teclado en el que están inscritos todos nuestros automatismos. Cualquiera puede teclear en él y hacernos reaccionar como quiera (consciente o inconscientemente), tanto más cuanto que nuestras programaciones no son nada originales.

Hemos visto en espacios anteriores hasta qué punto son frecuentes los comportamientos procedentes de la personalidad. En los capítulos siguientes veremos cuáles son las estructuras fundamentales del carácter; están ancladas en la consciencia colectiva actual, y nos permitirán ver que el ego no es muy original.

De hecho, los grandes sistemas de manipulación de nuestro tiempo utilizan mucho ese aspecto robótico del ser humano y juegan con las masas haciéndolas hacer casi cualquier cosa. Si queremos que esto cese, es muy urgente despertar...

En resumen, cuando estamos atrapados en el mecanismo de la mente inferior

1) identificamos la situación presente con otra (generalmente traumática) procedente del pasado;
2) percibimos la situación presente de forma errónea;
3) la personalidad reacciona en función de esa falsa percepción poniendo en marcha unos sistemas de defensa que provienen de las memorias activas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home