La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Introducción a la perspectiva esotérica

La ciencia esotérica enseña que el Universo es un vasto sistema energético constituido por diferentes «mundos» o «planos», que no están estratificados sino que se interpenetran. Cada uno de ellos vibra a una frecuencia que le es propia. En cuanto nos concierne, el que vibra a nivel más bajo es el plano físico-etérico, que es la materia de la que están hechos nuestros cuerpos físicos. Después viene otro sistema energético, que obedece a leyes distintas: se llama comúnmente plano emocional o astral. De esa «materia», de esa energía están hechos nuestros cuerpos emocionales. Después viene el plano mental, y de esa «materia» mental están hechos nuestros pensamientos. Existen todavía otros muchos planos, que vibran a frecuencias mucho más elevadas, cuyos nombres difieren según las tradiciones, pero que representan todos una misma realidad: un sistema de mundos o planos que se interpenetran entre sí, aunque cada uno vibra a una frecuencia característica, y tiene sus propias leyes y su propia razón de ser.

 


Los diferentes «cuerpos» del ser humano.
El ser humano se define como una unidad energética concreta en un campo
de energía universal. Su vehículo o medio de expresión está constituido por
diferentes cuerpos que provienen de los diversos planos de la materia.
 


 

¿De dónde proviene la información concerniente a la historia de la humanidad?

¿Cómo podemos conocer la historia de la consciencia de la humanidad? La ciencia esotérica dice que existe un «lugar» en el mundo mental en el que quedan registradas todas las memorias de la naturaleza, y donde está inscrita la historia de la humanidad hasta en sus menores detalles. Es lo que la tradición oriental llama «los anales akásicos». Son muy pocos los seres que tienen acceso a esos archivos porque, para poder tomar consciencia de esos registros, hay que ser capaz de elevar la consciencia a ese nivel. En cambio son muchos más quienes entran en contacto de manera intuitiva con ciertos aspectos de esos recuerdos y los traen a la consciencia ordinaria con mayor o menor distorsión. Hemos estudiado diversas fuentes, tanto antiguas como recientes, en las que se encuentra información procedente de esos anales. De esa información hemos extraído los principios fundamentales comunes a las diversas fuentes, aunque cada una de ellas los presenta de forma diferente. Hemos retenido también aquellos aspectos que no sólo son coherentes con los descubrimientos más recientes realizados en otros campos del conocimiento, en particular en la física contemporánea, sino que los incluyen.

Haremos aquí un resumen muy sucinto, en términos que procuraremos sean sencillos y muy generales, de unos principios cuya adecuada descripción requeriría varios volúmenes. De modo que la presentación que hacemos aquí no da cuenta de toda la riqueza y precisión de la información que existe actualmente en ese campo, ni mucho menos, pero será suficiente para nuestro propósito. Para un estudio serio y más profundo sobre el tema, se pueden consultar las obras de Alice A. Bailey, en especial Tratado sobre el Fuego Cósmico; o, para un enfoque más accesible, El concepto Rosacruz del Cosmos, de Max Heindel.

Recordemos que no estamos considerando esta exposición como una verdad final, sino como un modelo de aprehensión de la realidad del ser humano, del mismo modo que cualquier campo de la ciencia describe su realidad a partir de un modelo. Un modelo, en el campo científico, es válido siempre que sea coherente con la observación concreta de las cosas y no esté en contradicción con otros modelos previos; además, debe permitir una comprensión más amplia y, por lo tanto, un dominio mayor de la realidad que representa. Cualquier modelo de la ciencia se ha de considerar así, no como una verdad absoluta, sino como una hipótesis de trabajo que, con espíritu abierto y sin prejuicios, ha de ser constantemente contrastada con la experiencia.

 

 

Menú de este tema

Home