La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Identificación de la consciencia con el ego o con el Ser

El trabajo que hay que realizar para que la consciencia deje de identificarse con el ego constituye lo esencial del proceso de transformación. Mientras la consciencia se identifique con él, no podremos vivir en paz y armonía. Pero ¿por qué es tan difícil dejar de identificarse con el ego? Hemos de saber que, para que el ego pudiera construirse, la consciencia tuvo que identificarse con él en un principio; es importante conocer ese proceso para comprender el proceso contrario, que llevará a la persona a encontrar de nuevo la libertad. Para aclararlo, podríamos tomar de nuevo la analogía del músico.

Estamos en la situación del violinista que, durante mucho tiempo, ha tenido que trabajar en la construcción de su violín, concentrando toda su atención en ese trabajo. Durante miles de años, ha hecho lo que tenía que hacer: construir su violín. Pero, como el violín no era perfecto, no podía interpretar ninguna melodía, o lo hacía de forma muy tosca (durante mucho tiempo el ser humano no ha podido expresar la grandeza y el poder de su alma). En la actualidad se ha llegado al punto en el que el violinista aspira a algo más que a construir su violín. Lo que ocurre es que, a fuerza de no ocuparse más que de eso, se ha convertido casi en exclusiva en un técnico. Ha olvidado su objetivo, que era interpretar melodías, y casi ha olvidado también su habilidad como intérprete. Esa es la razón de su insatisfacción actual. Ahora quiere tocar el violín, porque siente que su instrumento está a punto; pero, para ello, tiene que dejar de prestar tanta atención al instrumento y concentrarse en la interpretación. Es todo un cambio de actitud y de valores, es decir, la consciencia debe desplazar su zona de identificación. Sería un error que menospreciáramos el violín porque nos ha hecho olvidar que éramos esencialmente músicos (es el caso de los que se plantean la búsqueda espiritual como una huida del mundo, negándose asía aportar aquí abajo la riqueza de su música). También sería un error que siguiéramos ocupados sólo en la construcción del violín, bien por costumbre, bien por falsa seguridad, negándonos asía reconocer que somos ante todo músicos (es el caso de los que se quedan anclados en el mundo materialista, identificados con su personalidad y rechazando la realidad del alma).

Que la consciencia se identificara con el ego, en una primera etapa, para que éste pudiera construirse entra en el orden natural de las cosas. Durante la construcción, en ausencia de la sabiduría del Ser, el ego desarrolló un mecanismo de funcionamiento, la mente inferior, que puede actuar con independencia de la voluntad del alma. La vida del ser humano ha estado dirigida durante miles de años por la mente inferior y, aunque ha supuesto mucho sufrimiento, durante algún tiempo ha sido lo apropiado. Así era como tenía que ser.

En la actualidad son ya muchos los seres que tienen una personalidad bien construida. Su consciencia desea ardientemente liberarse de la influencia del mecanismo inferior. Han llegado los tiempos en los que la identificación con el mecanismo del ego no sólo ya no es adecuado, sino que se ha convertido en fuente de limitaciones y de sufrimientos. Lo que fue una ayuda durante algún tiempo, ahora se ha convertido en un obstáculo.

En la actualidad hay muchos seres humanos que todavía se identifican con el ego; unos pocos, con el Ser. Entre ambos, toda la gama posible, dependiendo del grado de evolución de cada persona. Por eso encontramos en el seno de la humanidad conductas tan opuestas y comportamientos contradictorios: por un lado, una capacidad destructora y generadora de sufrimiento; por otro, un potencial de belleza, de creatividad, de sabiduría y de amor puro. Están en acción dos dinámicas diferentes, que dependen, como se ha dicho antes, de que el ser humano identifique su consciencia con el ego o con el Ser.

 

 

Menú de este tema

Home