La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

LAS RELACIONES DE PAREJA, Y LAS RELACIONES EN GENERAL: CORAZÓN DE HIELO

La estructura rígida cercena la sensibilidad en el seno de la personalidad y, por lo mismo, la apertura al amor. Es un foso, una cisura muy distinta de la del psicópata, que utiliza el amor para seducir y manipular. El rígido bloquea esa energía y la sustituye por un mecanismo mental de dominación y de control. El psicópata domina utilizando la energía del corazón con fines egoístas; el rígido, utilizando su potencia mental.

En las relaciones, además de la actitud general descrita antes, encontramos las siguientes pautas de comportamiento:

— Trata de controlarlo todo, de modo que será fundamentalmente de tipo dominador; escogerá con frecuencia un cónyuge de una de las estructuras de tipo «dominado»: maso, oral o esquizo.

— Hace frente al conflicto mediante la argumentación lógica, la indiferencia y el desprecio.

— Comunica racional y superficialmente; no puede expresar sus sentimientos.

— Frialdad e insensibilidad.

— Dureza, egoísmo.

— Orgullo; desprecia a los demás y los manipula con frialdad.

— Calculador, distante.

— Fanatismo glacial.

— Así como el psicópata se rodea de personas del sexo opuesto para mantener siempre a su alrededor una corte de admiradores/as, el rígido, en cambio, hombre o mujer, tenderá a rodearse de hombres. Es fácil de comprender porque, culturalmente, a los hombres se los condiciona y estimula desde la infancia para que se construyan una estructura rígida.

— Relaciones familiares: autoritario, impone su voluntad de forma dura y directa; insensible al afecto de los padres o de los hijos; no sabe escuchar; se aísla a menudo (salvo si tiene también la estructura psicópata); le dan horror las fiestas y reuniones en las que la gente se divierte y se ríe mucho.

En nuestro ámbito cultural, esta estructura se ha potenciado especialmente en la educación de los niños de sexo masculino (¡los hombres no lloran!), por lo que se da con más frecuencia entre los varones. Además, existen otras condiciones físico-energéticas ligadas a la polaridad sexual del cuerpo físico (metabolismo, hormonas, etc.) que hacen que una persona del sexo femenino tenga por lo general menos bloqueadas sus emociones. Si en el momento de la elección de la encarnación se quiere expresar una estructura rígida, se elegirá preferentemente un cuerpo de sexo masculino.

Por supuesto que esto es en líneas generales, pues encontramos también mucha rigidez en algunas mujeres. El tipo de mujer rígida es bien conocido: la mujer frígida y desabrida, la mujer de negocios que asume el papel de hombre de negocios, la rígida superiora de un convento, la madre de familia dura e insensible, la profesora severa, la investigadora imbuida de su papel, la mujer rica, altiva y fría, etc. Si en las recientes series norteamericanas encontramos este tipo de comportamientos llevados al extremo es porque, lo mismo que ocurre con las otras estructuras, son una realidad en el inconsciente colectivo actual.

 

 

Menú de este tema

Home