La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

EL TRABAJO

Se encontrarán pocos rígidos en profesiones que impliquen relaciones humanas. El rígido no quiere estar en relación con nadie, eso le ha hecho demasiado daño en el pasado. Prefiere trabajar solo; o bien con otros rígidos, que, tácitamente, hacen su mismo juego.

Los rígidos triunfarán por lo general en los negocios, un campo en el que no hay lugar para los sentimientos, por no decir que son más bien inoportunos; tienen como bazas la disciplina, la fuerza de voluntad y el control de las emociones. Para tener una imagen sobrecogedora de lo que puede ser un conjunto de rígidos trabajando al unísono, basta entrar en la Bolsa de Nueva York un día cualquiera... Ninguna estructura puede resistir ese tipo de trabajo, salvo la rígida (al menos durante algún tiempo...).

Se encontrarán muchos rígidos en el Ejército, sobre todo en el escalafón superior. La organización, la disciplina, la poca importancia que se da a los sentimientos, el poder autoritario, etc., todo eso encaja perfectamente con la estructura rígida.

Se hallan también con frecuencia en trabajos en los que actúe sobre todo la mente, como director administrativo, planificador, contable, etc., y en especialidades en las que se pueda prescindir del contacto humano: los ordenadores, por ejemplo, son un paraíso para los rígidos, pues, ante una pantalla, no hay ningún riesgo de confrontación sentimental. Véanse, entre otras, las películas Le jeu, El guardaespaldas y Une jolie femme para tener algunos ejemplos de cómo esta estructura se deshace de su rigidez, con gran regocijo del público...

La política también puede ser su campo de acción. Si predomina la estructura rígida, preferirá estar entre bastidores, como consejero o eminencia gris. Si tiene además algo de estructura psicópata, estará en el escenario; sus características psicópatas le servirán para dirigirse al público, y las rígidas, para no sufrir.

La sociedad actual, que potencia de tal modo el éxito material, le va muy bien a la estructura rígida, aunque acaba por costarle muy caro. Sin contar con que su éxito no es el verdadero éxito de la vida...

 

 

Menú de este tema

Home