La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

LAS TRAMPAS EN LA BÚSQUEDA ESPIRITUAL

Si la personalidad rígida está interesada en seguir un camino espiritual, buscará una enseñanza que requiera regularidad, o una disciplina ascética que exija reprimir las emociones con el pretexto de sublimarlas (por ejemplo, el ascetismo judeocristiano, o el ascetismo japonés, estilo zen). Esas disciplinas tienen su razón de ser si se practican conscientemente y con toda libertad. La meditación zen, por ejemplo, puede ser una vía que conduzca a la liberación de la mente inferior y a la auténtica realización de sí mismo. Pero, si no está uno alerta, el ego puede tomar el mando. El rígido puede practicar la meditación todos los días durante varios años, y seguir con la misma frialdad de corazón. Todo queda en la cabeza; no logra el contacto con el alma porque no ha trabajado las obstrucciones emocionales, sólo las ha reprimido. Incluso si la disciplina practicada le permite adquirir cierto dominio de sí mismo y fuerza de voluntad, le faltará algo esencial a causa de sus limitaciones. En cambio, cuando se haya transformado, le quedarán unas cualidades características, en especial un equilibrio y una fuerza de voluntad muy sólidas. Además, si la persona sigue el camino espiritual con verdadera sinceridad y valentía, tarde o temprano su alma le presentará unas circunstancias que le permitan rectificar el aspecto limitado de su práctica.

 

 

Menú de este tema

Home