La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

TAREA A REALIZAR PARA SU TRANSFORMACIÓN Y ALGUNAS SUGERENCIAS PRÁCTICAS

Esta estructura, como todas las demás, es sólo un vehículo para la evolución de la consciencia, y debe contemplarse desde esa perspectiva. Tener un ideal puede ser muy positivo; y, de hecho, esta estructura conlleva un potencial de los más ricos. Pero hay que aprender a distinguir entre los verdaderos valores, los que provienen de una consciencia superior, que son en cierta forma unos «modelos» que dejan al individuo libre, y los ideales coercitivos que esta estructura tiende a generar. No obstante, aun estos últimos pueden conducirlo a encontrar su verdadera naturaleza, que es justo la finalidad de la transformación.

 

Cuando caen las máscaras una tras otra, cuando los modelos psicoculturales pierden aliento por sí mismos, he aquí que tengo un encuentro importante conmigo mismo, con mi identificador fundamental, el Ser. Consciente de lo que soy y de lo que aspiro a ser como potencial afirmativo, quiero manifestarme así, plenamente consciente de lo que soy en realidad.

Stéphane Richard

El trabajo sobre esta estructura no es fácil y requiere mucha delicadeza. El ser ha sido negado en su esencia misma, y la herida es muy profunda. Por eso, a pesar de la actitud exuberante debida a esta dinámica, no hay que olvidar al ser que se busca a sí mismo tras las imágenes que proyecta, al ser que quiere encontrar su libertad. La personalidad psicópata necesita encontrar el verdadero sentido del amor. La mejor forma de sostenerlo y apoyarlo en el camino que lo lleva a encontrar su propia luz es ofrecerle nuestra compasión.

Él, por su parte, para liberarse de la influencia de esta estructura y dejar emerger sus cualidades, tendrá que encontrar el amor sencillo y verdadero de sí mismo y de los demás. Para eso tendrá que trabajar en los siguientes aspectos:

— dejar de dar una importancia excesiva a su persona, desarrollar el sentido de la impersonalidad;

— aprender a aceptarse sencillamente a sí mismo, y amarse tal como es, con sus defectos y cualidades;

— dejar de querer ser perfecto; aprender de sus errores;

— dejar de tener miedo de la opinión de los demás;

— dejar de querer seducir, de hacer cosas extraordinarias, de representar papeles; perder el miedo a ser auténtico, sencillo, humilde, sincero y natural;

— respetar a los demás y aprender a amarlos sin condiciones;

— aprender a dar poder a los demás, libre y alegremente;

— liberarse de la ansiedad profunda que procede del miedo a ser traicionado.

 

En la vida cotidiana, deberá esforzarse especialmente en potenciar la sencillez (en todos sus aspectos, tanto prácticos como psicológicos), la humildad y la integridad. Ser siempre auténtico consigo mismo y con los demás es la asignatura fundamental que debe aprender el que tiene esta estructura; para trabajarla a fondo, ha de prestar una atención especial a la verdad en las relaciones y a la autenticidad en todo su proceder.

A quienes tienen esta estructura en su aspecto extravertido, les recomendaríamos todo lo que sustenta la interiorización:

— la soledad, la meditación, el silencio; aprender a escucharse a sí mismo y a los demás;

— practicar a diario el don y el olvido de sí mismo;

— participar en actividades de servicio no espectaculares, o en las que no haya posibilidad alguna de hacerse notar. Servir anónima y discretamente a los demás ilumina el alma...;

— también podría hacer «ayunos de ego», es decir, pasar un día entero, de vez en cuando, sin pronunciar la palabra «yo» y sin hablar de sí mismo;

— cuidar menos la apariencia externa (si es una mujer, atreverse a salir algún día sin maquillaje, por ejemplo);

— elogiar a otras personas, y resaltar sus cualidades...

 

A quienes tienen esta estructura en su aspecto introvertido, podríamos recomendarles todo lo que sustenta la expresión auténtica de sí mismo. El teatro, en particular, no recomendado a los extravertidos, es una buena ocasión para que el psicópata introvertido se atreva a manifestarse, para que se arriesgue a hacer alguna tontería delante de todo el mundo y pierda tal vez un poco de prestigio. Sobrevivir a esa experiencia y asimilarla puede resultarle muy útil al que tiene esta estructura.

 

 

Menú de este tema

Home