La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

LAS TRAMPAS EN LA BÚSQUEDA ESPIRITUAL

Normalmente el psicópata no emprenderá un camino interior para replantearse su vida o para ir al fondo de sí mismo, porque no hay cosa peor para él. En general, para despertar necesita una gran prueba física o psicológica. Eso no significa que, empujado por la energía de su alma, no pueda estar interesado por un camino de crecimiento personal, lo mismo que ocurre en las otras estructuras. Pero, si la persona no está muy vigilante, las resistencias de la personalidad pueden utilizar rápidamente ese camino para sus propios fines.

Cuando el psicópata emprende un proceso de búsqueda espiritual, por lo general su aprendizaje es breve; al cabo de poco tiempo deja de ser alumno, entra en competición con el que le enseña y se convierte él mismo en instructor y maestro. Se rodea entonces de personas que necesitan una autoridad, la que sea, y que están dispuestas a admirarlo por su gran sabiduría y sus grandes conocimientos.

El avance espiritual da poder e influencia. Por eso no es extraño que algunas personas, a pesar de sus grandes conocimientos espirituales, se dejen atrapar por la dinámica de esta estructura. No por estar avanzado en lo espiritual se está necesariamente desembarazado de la influencia del ego, ni mucho menos del orgullo.

Por cierto, recordemos que la evolución no se hace de forma lineal. Podría creerse que, cuanto más presente está el alma en la personalidad, tanto más armoniosa y perfecta es ésta. Pero la realidad es mucho más compleja. La luz del alma en la personalidad es como el sol que inunda un jardín: si el jardín está bien cuidado, el sol hará crecer hermosas plantas; pero si está lleno de maleza, el sol la vivificará, invadirá más el terreno, y puede que incluso llegue a ahogar lo bueno. Por eso hay personas brillantes, inteligentes y avanzadas en consciencia que caen en las trampas de la personalidad. La última gran trampa en el camino espiritual, la última gran prueba a la que se somete al ego para saber si está verdaderamente preparado para recibir más luz del alma, es la prueba del poder. Por eso el alma hace experimentar esta estructura a una personalidad avanzada, para poner a prueba su aptitud para utilizar el poder de una forma impersonal y altruista.

 

 

Menú de este tema

Home